Mazo judicial

 

Tribunal condena a compensar a cliente al servicio postal australiano por indebida entrega de paquetes

El Tribunal Civil y Administrativo de Victoria, Australia, condenó a la empresa de gobierno encargada del servicio de correos, Australia Post, a pagar a una pareja 3,100 dólares australianos por no haberles entregado debidamente sus paquetes entre junio de 2020 y diciembre de 2021.

En Australia, como en la mayoría de los países, la entrega de paquetería aumentó durante la pandemia y los meses de confinamiento. En el caso, los paquetes empezaron a dejar de llegar debidamente al domicilio de Wade Short, residente de Melbourne. Algunas veces, el repartidor dejaba los paquetes en la puerta de su departamento después de haber tocado el timbre, pero otras se dejaban fuera del edificio. El repartidor argumentó que las escaleras en peligrosas.

En una ocasión la situación se puso tensa cuando Wade Short confrontó al repartidor que le había entregado un paquete diciéndole que presentaría una queja y el repartidor le arrebató el paquete. Wade Short, muy molestó, insultó al repartidor y lo corrió de su propiedad.

Después de esto, en lugar de entregar el paquete, le dejaban tarjetas con el aviso de que había un paquete para él y que debía pasar a la oficina más cercana a recogerlo, lo que suponía a la familia Short invertir media hora a la semana para recoger sus paquetes que, unas veces eran medicamentos para su hija que está esperando un trasplante de hígado y, otras, mercancía relacionada con su negocio.

Por la falta del servicio debido, Wade Short se decidió a presentar su queja en el Tribunal que esta semana concluyó a su favor y ordenó a Australia Post a compensarlo. La compensación fue calculada tomando en cuenta el tiempo que usaba para recoger sus paquetes en el periodo comprendido entre junio de 2020 y diciembre de 2021.

“Considero que la entrega de los paquetes no se realizó con el debido cuidado y habilidad, ya que los paquetes no se entregaron en la dirección residencial a la que se dirigían, y no había base bajo los términos y condiciones para que los paquetes no se entregaran a la dirección de entrega”, escribió en su decisión Neill Campbell del Tribunal Civil y Administrativo.

“Descubrí que Australia Post detuvo las entregas de paquetes a su residencia debido a que el señor Short le dijo al repartidor que había presentado una queja formal a Australia Post sobre el hecho de que el repartidor no entregó los paquetes en la puerta principal”.

El episodio en que insultó al repartidor fue reconocido por quien decidió este caso, notando que el insulto fue posterior al momento en que el repartidor arrebató de las manos de Wade Short el paquete que le había entregado.

Lo interesante del caso, además de la forma en que se calculó la compensación, es que se confirma la queja que el sindicato de trabajadores del servicio postal ha alzado señalando que el servicio en la entrega de los paquetes se ha visto deteriorado por la subcontratación de repartidores.

“El modelo de contrato ve a los trabajadores pagados por paquete, a diferencia de una tarifa por hora que reciben los carteros, y esto es un incentivo para potencialmente tomar atajos”, declaró el año pasado a al medio australiano The Age, Leroy Lazaro, el secretario de la sucursal victoriana del Sindicato de Trabajadores de la Comunicación, explicando la costumbre de dejar notas o tarjetas notificando que hay paquetes en la oficina postal, en lugar de entregarlos directamente.

Conocida la decisión del Tribunal, Wade Short se manifestó satisfecho, pero exige también una disculpa de Australia Post.

“No se trata del dinero”, dijo. “Ese no es el problema. A estas personas se les paga por hacer un trabajo, y si dices que tu servicio es tocar una puerta, entonces debes tocar la puerta”.

Más información smh.com.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net