Sala judicial

 

Tribunal alemán dictó sentencia de por vida a quien mató a un hombre “para cumplir fantasías de canibalismo”

El 7 de enero, un tribunal penal en Berlín, Alemania, condenó a un maestro de 42 años a cadena perpetua por el homicidio de otra persona con intenciones caníbales. La sentencia fue dictada de tal forma que hace muy difícil que el sentenciado pueda obtener su libertad temprana.

Se trata de un caso que acaparó titulares cuando en septiembre de 2020 la policía berlinesa detuvo al sujeto, identificado como Stefan R., acusado de haber matado a un hombre de 43 años en su departamento en Berlín.

Los dos hombres se conocieron mediante un sitio de citas y quedaron de verse el 6 de septiembre de 2020 en el departamento del hoy sentenciado. Ahí, la víctima fue drogada y sedada por su agresor que terminó cortándole la garganta y los genitales, con la intención de comerlos.

Después, el agresor mutiló el cuerpo de su víctima y escondió partes del cuerpo en varias ubicaciones del vecindario de Pankow.

Semanas después del homicidio, la policía descubrió huesos humanos en el distrito, que fueron identificados como parte del cuerpo del maestro de 43 años, entonces reportado como persona desaparecida.

La investigación los llevó al departamento de Stefan R., donde encontraron otras partes del cuerpo y sangre, así como las herramientas que fueron utilizadas durante el homicidio.

Stefan R fue procesado por el homicidio con intención de canibalismo y por profanación de cuerpos. Según la prensa, durante el proceso casi no habló, salvo para negar los cargos.

El viernes fue encontrado culpable de los delitos por los que fue procesado. Los jueces concluyeron que el maestro de 42 años cometió el delito “para cumplir sus fantasías de canibalismo”.

El juez que presidió el caso, Matthias Schertz, le dijo al acusado: “Lo que hiciste es inhumano”, y agregó que el caso fue deleznable.

Stefan R fue sentenciado a cadena perpetua. En Alemania, normalmente, quienes reciben este tipo de sentencias pueden solicitar su libertad bajo palabra tras haber cumplido 15 años de la sentencia. En este caso, sin embargo, el tribunal señaló que había “agravación especial de la culpa”, lo que significa que difícilmente se le concederá salir a los 15 años de cumplida la sentencia.

En 2013 ocurrió un caso también de homicidio con intenciones cometer actos de canibalismo, con algunas peculiaridades. En este caso, la víctima, un empresario de 59 aceptó ser asesinado y comido, para cumplir una fantasía que, según testigos, tenía desde la infancia. La supuesta fantasía fue cumplida por un policía que, en primera instancia fue sentenciado a ocho años y siete meses de prisión. El tribunal regional de Dresden no impuso pena de prisión de por vida tomando en cuenta que la víctima aceptó ser asesinada y comida.

La sentencia fue revertida por la Corte Federal de Justicia, al considerar que el consentimiento de la víctima no era excluyente de responsabilidad, y en 2018 dictó sentencia de por vida. En este caso, sin embargo, no hay acotaciones de gravedad especial por lo que el expolicía podrá pedir su libertad cumplidos los 15 años de prisión.

Cabe señalar que en Alemania, como en muchos otros países, el canibalismo no es un delito. Un interesante caso que pone en evidencia esto sucedió en 2012 en Japón cuando un chef de 22 años, Mao Sugiyama, pidió a un médico que cortara sus genitales, los cocinó y los ofreció por un elevado precio a seis comensales. Un acto grotesco que no implicó ninguna ilegalidad.

Más información dw.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net