Corte Europea Derechos Humanos

 

Corte Europea de Derechos Humanos desecha demanda contra Suprema Corte británica en relación con pastel con temática homosexual

Este 6 de enero la Corte Europea de Derechos Humanos publicó el desechamiento de la demanda que un activista a favor de los derechos de las parejas del mismo sexo de Irlanda del Norte presentó en contra del Reino Unido en relación con la negativa de una pastelería de hacer un pastel con un mensaje gay.

El caso se remonta a 2015 cuando Gareth Lee, un activista homosexual, hizo un pedido a la pastelería Ashers, la que 48 horas después de haber tomado el pedido le avisó que no lo completaría. Lee pidió que el pastel fuera decorado con los personajes de Plaza Sésamo, Beto y Enrique, con una leyenda sobre la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo. Ashers negó el servicio por razones de creencias y Lee los demandó con fundamento en la Ley de Equidad que prohíbe la discriminación.

En 2015 una corte de distrito en Belfast falló en contra de Ashers concluyendo que “los demandados ilegalmente discriminaron a quien demandó, en razón de discriminación sexual” y, en 2016, la Corte de Apelaciones confirmó el veredicto de primera instancia disponiendo que conforme con la ley, los proveedores deben prestar “un servicio particular a todos o a ninguno, pero no a un grupo de clientes seleccionados sobre aspectos prohibidos”.

Los propietarios de Ashers, la familia McArthur, llevaron el caso a la Suprema Corte del Reino Unido, tribunal que en 2018 falló a su favor al determinar que no hubo discriminación porque la “objeción fue al mensaje en el pastel, no a las características personales del señor Lee”, por lo que “conforme con ello, esta corte sostiene que no hubo discriminación sobre la base de la orientación sexual del señor Lee”.

Sin más instancias disponibles en su país, Gareth Lee anunció que llevaría el caso a la Corte Europea de Derechos Humanos en contra del Reino Unido porque, según su abogado, se “falló en dar la importancia apropiada a los derechos del señor Lee conforme con la Convención Europea de Derechos Humanos”.

La demanda, sin embargo, ha sido desechada sin haberse resuelto el fondo del asunto, al haberse declarado inadmisible.

“La Corte ha reiterado que para que una demanda sea admitida, los argumentos sobre la Convención [Europea de Derechos Humanos] deben ser presentados explícita o sustancialmente ante las autoridades nacionales.

“El demandante no invocó sus derechos bajo la Convención en ningún momento de los procedimientos internos. Al basarse únicamente en el derecho interno, el demandante privó a los tribunales nacionales de la oportunidad de abordar las cuestiones planteadas en la Convención, en lugar de pedirle a la Corte que usurpe el papel de los tribunales nacionales. Por no haber agotado los recursos internos, la demanda es inadmisible”, se lee en el comunicado de prensa de la resolución de la Corte, que es definitiva y no admite recurso alguno.

Gareth Lee había argumentado que sus derechos garantizados en la Convención en el Artículo 8 (derecho al respeto a la vida privada), Artículo 9 (libertad de pensamiento, consciencia y religión) y el Artículo 10 (libertad de expresión), por sí mismos o en relación con el Artículo 14 (prohibición de discriminación), fueron infringidos por la Suprema Corte del Reino Unido en su decisión al no haber cumplido con sus obligaciones legales siendo una interferencia desproporcionada.

Aquí parece acabar la controversia por el pastel que nunca fue.

Más información hudoc.echr.coe.int

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net