Bebé llorando

 

Hospital en Kumamoto anunció que en diciembre una adolescente alumbró mediante un sistema que protege su identidad

Esta semana se dio a conocer que en el Hospital Jikei en la prefectura de Kumamoto, en el sudoeste de Japón, una adolescente hizo uso por primera vez del sistema que permite a las mujeres dar a luz a sus hijos de forma anónima.

Se trata de un sistema que fue aceptado por este hospital desde diciembre de 2019 para hacer frente a la tendencia creciente de mujeres que evitan acudir a los servicios médicos al momento de alumbrar para evitar ser identificadas y poder mantener sus embarazos en secreto. El Hospital Jikei es el primero en Japón en haber desarrollado este sistema basado en un modelo alemán de alumbramiento anónimo en el que las madres solo revelan sus identidades a un consejero externo al hospital.

En el caso, la adolescente, que no quería que su embarazo fuera conocido para evitar problemas con su madre, solo dio a conocer sus datos al consejero. Según el director del hospital, Takeshi Hasuda, la madre expresó amor por su hijo o hija queriendo que sea adoptado por alguien que pueda darle acceso a una vida mejor y más plena. Dejó escrita en un sobre cerrado una carta para el bebé y sus datos para que, de quererlo, su hijo o hija pueda buscarla en el futuro, después de que cumpla 16 años, edad establecida para que pueda conocer la identidad de su madre.

“La madre y el bebé están seguros. Ha habido consultas similares y continuaremos esta iniciativa”, declaró el director del hospital en conferencia de prensa.

Este sistema de alumbramientos o partos anónimos, sin embargo, presenta problemas por lo que idealmente deberán ser legislados antes de aplicarse en todo el país. Uno de los problemas es el del registro civil y de la nacionalidad de los menores, ya que Japón no concede la nacionalidad por nacimiento en el territorio, sino por derecho de sangre.

Sobre este caso, un funcionario del Ministerio de Justicia declaró que generalmente los bebés nacidos en Japón tienen la nacionalidad japonesa y un registro familiar que es creado en el caso de que se desconozcan sus progenitores. Sobre este caso específico dijo que “será manejado en lo individual.”

Respecto de embarazos no deseados, en 2007 el mismo Hospital de Jikei puso a disposición de las personas un cunero llamado "kōnotori no yurikago" o cunero cigüeña, copiando también un modelo alemán, en el que las madres de forma anónima dejan a sus bebés en un ambiente seguro para el menor, asegurando su atención médica y legal para que pueda ser entregado en adopción.

Este sistema procura evitar el infanticidio o que se abandonen bebés en lugares insalubres e inseguros, como baños públicos o parques. Hasta el final del año fiscal de 2020 un total de 159 bebés han sido recibidos en este cunero.

Más información japantimes.co.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net