Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 774
powered by social2s

Mientras Barack Obama, presidente de los Estados Unidos, sancionaba este martes pasado la controvertida reforma a la ley de salud federal, en varios estados se empezaron a preparar varias demandas que cuestionan la constitucionalidad de la nueva legislación sanitaria.

El punto principal de la controversia se refiere a la obligación que se impone a todos los ciudadanos estadounidenses y residentes legales de contratar un seguro médico a más tardar en el año 2014 ya que de lo contrario se les impondrá una multa.

Los procuradores generales de los estados que piensan impugnar la legislación aseguran que al ser la contratación de un seguro un acto de comercio, la federación no puede legislar sobre la materia, que es exclusiva de cada estado.

Esta controversia surge de la llamada “cláusula de comercio”, contenida en la Constitución, artículo I, sección 8, cláusula 3, que establece que el Congreso (federal) tendrá facultad de regular el comercio con las naciones extranjeras, entre los diversos estados y con las tribus indias.

Al ser una disposición poco precisa, la controversia entre los estados y la federación, en cuanto a la facultad de ésta última de establecer sistemas de regulación económica nacional, ha sido tema recurrente en la Suprema Corte de Justicia y no fue sino hasta la Gran Depresión  de los años 30 del siglo pasado cuando el gobierno federal empezó a cobrar un papel dominante en la vida económica de la nación.

Así, si en esta nueva ley sanitaria se establece por la federación la obligación de todos los ciudadanos de adquirir un seguro médico, que es algo que está en el comercio, los estados alegarán en tribunales que la federación está invadiendo facultades que les son propias y que por tanto se viola la propia Constitución que reconoce esa soberanía estatal.

El estado de Virginia tiene un caso un poco más sólido puesto que existe una ley estatal vigente que es contraria a la disposición federal al prohibir cualquier obligación que se imponga a los ciudadanos de contratar un seguro de salud, por lo que la controversia en este caso se presentará entre dos leyes y aunque tradicionalmente se suele decidir por las leyes federales, en este caso se argumenta de la ley federal la inconstitucionalidad.

Ahora bien, los antecedentes judiciales que existen en la materia apuntan hacia la declaración de constitucionalidad de las leyes federales en ciertas materias económicas. Pero los jueces tienen la facultad de interpretar dichos antecedentes, que conjugados con convencionalismos políticos, usos y costumbres, podría resultar que alguno declarara la inconstitucionalidad de la reforma sanitaria por lo que no es difícil que el asunto llegue hasta la Suprema Corte de Justicia.

Para dar un ejemplo de lo anterior, existe como antecedente el caso Dames & Moore, vs. Reagan en donde la Corte tuvo que evaluar la validez de la orden que el entonces presidente Ronald Reagan expidió para bloquear la transferencia de bienes iraníes en respuesta a una crisis de rehenes en Irán, lo que llevó a la mesa de discusión la facultad presidencial en materia económica en casos de emergencia.

Así que si bien la reforma sanitaria ya ganó la batalla legislativa, le queda un largo camino por recorrer frente al poder judicial.

Fuente BBC Mundo

 

www.miabogadoenlinea.net

 

powered by social2s