Violencia intrafamiliar

 

CEDH concluye que Rusia ha fracasado al no establecer leyes ni protecciones adecuadas en casos de violencia doméstica

Esta semana se publicó una decisión de la Corte Europea de Derechos Humanos, CEDH, en la que señalan que Rusia ha fracasado en establecer un marco legal para combatir eficazmente la violencia doméstica, en evaluar los riesgos de violencia recurrente y en responsabilizar a los perpetradores de tales actos.

La decisión se refiere a la acción legal presentada por cuatro mujeres que sufrieron violencia a manos de sus esposos o parejas, sufriendo lesiones graves y mutilación extrema como el caso de Margarita Grachev, nacida en 1992, a quien su esposo cortó ambas manos con un machete.

Las otras quejosas son Natalya Tunikova, nacida en 1972, Yelena Gershman, nacida en 1978, e Irina Petrakova, nacida en 1980, todas nacionales rusas, domiciliadas en Moscú y víctimas de violencia familiar.

En todos los casos las quejas presentadas por las mujeres fueron desestimadas por las autoridades que no investigaron los hechos o que incluso les sugirieron que retiraran las acusaciones porque los actos de violencia eran “una demostración de amor”.

Los casos más graves fueron los de Natalya Tunikova, que tras múltiples ataques de su esposo, lo acuchilló. Ella fue procesada por las lesiones, pero las agresiones de él y las lesiones que le produjo no fueron investigadas.

Margarita Grachev reportó a la policía que su esposo la había amenazado de muerte con un cuchillo. Como no la lesionó, la policía no tomó en serio su reporte y no se condujo una investigación apropiada. Tres días después de haber cerrado el caso, el esposo llevó a la fuerza a Margarita al bosque donde con un hacha le cortó ambas manos. Eventualmente, el esposo fue condenado a prisión.

Estos casos de violencia familiar recrudecieron en 2017 cuando la Duma del Estado, órgano legislativo, decidió reformar el Código Penal y disminuir las sanciones en caso de violencia doméstica. Así, las agresiones que se cometen en contra de un familiar por primera vez y que no lleven a una hospitalización por lesiones graves, solo se sancionan con una multa y no con prisión. Este tipo de sanciones, explican los expertos, han dejado en estado de indefensión a muchas mujeres.

Al analizar los casos, la Corte concluyó que Rusia está infringiendo el Artículo 3 de la Convención Europea de Derechos Humanos al no haber establecido un marco legal en el que se defina como tal la violencia doméstica ni proporcione remedios efectivos como la emisión de órdenes de restricción.

Asimismo, concluyó que las autoridades no iniciaron investigaciones efectivas sobre la violencia intrafamiliar que habían sufrido las demandantes haciendo una evaluación de riesgos y sin haber tomado acciones que pudieron haber protegido a las mujeres denunciantes.

La Corte impuso reparación de daños que Rusia debe pagar a las cuatro mujeres. A Margarita Gracheva deberán pagar 330,660 euros por gastos médicos pasados y futuros y por pérdida de ingresos, más 40,000 euros por daños no pecuniarios. A las otras tres demandantes les deberá compensar con 20,000 euros a cada una por daños no pecuniarios. Adicionalmente, el estado ruso fue condenado a pagar 5,000 euros a cada una de las demandantes por los gastos legales en que incurrieron.

La Corte no solo condenó a Rusia a pagar, sino que “invitó” al gobierno a introducir cambios legislativos y de otro tipo sin más demora, desarrollando una respuesta integral y focalizada a la violencia de género que abarque a todos los actores estatales.

También especificaron que deben introducir una definición legal de violencia doméstica que cubra la violencia en diversas formas (física, sexual, psicológica o económica, las manifestaciones de comportamiento controlador y coercitivo, el acecho y el acoso, ya sea que tengan lugar físicamente o en el ciberespacio) y garantizar que la legislación nacional prevea sanciones apropiadas a todos los actos de violencia doméstica.

Para esto, se debe establecer que las autoridades investiguen de oficio los casos de violencia doméstica como cuestión de interés público y elaboren un protocolo para el manejo de denuncias de violencia intrafamiliar, faciliten el acceso a las órdenes de restricción y protección y pongan en marcha un plan de acción para cambiar la percepción pública de la violencia de género contra la mujer.

Más información echr.coe.int.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net