Cenicero con cigarros

 

Nueva Zelanda anuncia radical programa para eliminar completamente en algunos años el consumo de tabaco

La ministra de Salud de Nueva Zelanda, Ayesha Verrall, anunció un revolucionario plan para reducir paulatinamente el consumo de tabaco en el país de Oceanía, en lo que señalan podría salvar la vida de varios miles de neozelandeses al año y significar un ahorro de 5 mil millones de dólares neozelandeses en servicios de salud.

El plan está siendo cuidadosamente detallado en la legislatura, pero la estructura general plantea prohibir completamente la adquisición de tabaco a personas de cierta edad e ir aumentando la edad año con año. Presumiblemente, empezará en 2023 con los nacidos en 2009, es decir, que tengan 14 años. La edad se ha elegido porque es un grupo de población en el que menos del 1 por ciento fuma. “Ahí es donde vemos la oportunidad de verdaderamente hacer la diferencia futura para esa generación”, explicó en el Parlamento la ministra Verrall.

Por otro lado, los cigarros que se vendan en el país deberán contener menos nicotina y se reduce el número de establecimientos autorizados para la venta. Así, las nuevas leyes especificarán y regularán las características de los cigarros y de los productos de tabaco que podrán ser vendidos. Estas leyes, “estarán basadas en evidencia y hay varios estudios clínicos de cigarros con bajo nivel de nicotina”, explicó la ministra.

La población maorí indígena es la que presenta mayor nivel de adicción a la nicotina por lo que se están diseñando políticas para atender directamente a este sector de la población. Así, la ministra anunció que para su rehabilitación existirá apoyo para los individuos y que se movilizará a la comunidad para generar apoyo. “Al final, terminarán con mucho más dinero en el bolsillo”, dijo la ministra.

Quizá los más afectados sean los comerciantes pues de los más de 8,000 establecimientos autorizados actualmente para vender cigarros, se autorizarán con el plan a solo 500 para vender los cigarros con menos nicotina.

Como toda ley, incluirá sanciones para quienes no cumplan con las disposiciones tanto en las fronteras como en las comunidades, pero los sancionados serán los establecimientos que vendan los cigarros sin tener autorización y no las personas.

Como medida para reducir la adicción al tabaco, se seguirá permitiendo el vapeo conforme con las reglas adoptadas a principios de año que limitan esta actividad para mayores de 18 años y la venta de los productos a tres sabores. Sin embargo, el plan de una Nueva Zelanda libre de humo incluye previsiones para que los jóvenes se abstengan también de vapear.

El plan es un cambio radical de política del gobierno, ya que hasta ahora, como en la mayoría de las legislaciones, se ha apelado a la responsabilidad de los individuos para que dejen de fumar.

El plan será ampliamente criticado, especialmente por las cámaras de comercio, pero posiblemente estemos frente a una política radical que tendrá que ser impulsada en otros países para acabar con las enfermedades y muertes derivadas del consumo de tabaco.

Más información stuff.co.nz

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net