Repartidores en bicicleta

 

Comisión Europea presentó una propuesta de directiva para regular el trabajo en las plataformas digitales como Uber

Este jueves la Comisión Europea presentó una propuesta de directiva para que las plataformas digitales como Uber o Deliveroo concedan derechos laborales a choferes y repartidores al quedar clasificados como trabajadores y no, como los clasifican estas empresas, como autónomos o independientes.

Al presentar la propuesta, el comisionado Nicolas Schmit señaló que son 28 millones de personas las que trabajan para las plataformas digitales, siendo un sector de rápido crecimiento pues se espera que para 2025 aumente a 25 millones de personas.

“El primer punto que me gustaría aclarar es que nadie está tratando de ‘matar’, detener u obstaculizar este crecimiento de la economía de plataformas”, declaró el comisionado. “Entonces, todo lo contrario; Queremos que prospere la economía de las plataformas.

“Pero si la tecnología nos ha permitido desarrollar este nuevo tipo de modelo de negocio, bueno, este modelo de negocio también debería ajustarse a nuestros estándares, incluidos los estándares sociales. Y, por lo tanto, tenemos que llevar la economía de plataforma también dentro de lo que llamamos el ‘modelo social europeo’.

“Por tanto, tenemos que asegurarnos de que su desarrollo también respete las normas laborales y sociales que se han establecido en la Unión Europea.”

Para cumplir estos fines, la iniciativa establece una lista de criterios de control para determinar si la plataforma es un "patrón". Si la plataforma cumple con al menos dos de esos criterios, se presume legalmente que es un patrón y las personas que trabajan para ellos gozarán, por tanto, de los derechos laborales y sociales que conlleva la condición de “trabajador”.

Así, los que sean reclasificados como trabajadores tendrían derecho al salario mínimo (cuando exista), a la negociación colectiva, a la jornada de trabajo y la protección de la salud, al derecho a vacaciones pagadas o un mejor acceso a la protección contra accidentes de trabajo, prestaciones por desempleo y enfermedad, como así como a pensiones contributivas de vejez.

La iniciativa establece un mecanismo para que las plataformas puedan impugnar esta clasificación, con la carga de demostrar que no existe tal relación laboral.

La iniciativa de directiva también contiene disposiciones para mejorar la transparencia en el uso de algoritmos, asegurando que las condiciones de trabajo sean monitoreadas por personas y que se tenga el derecho de responder a las respuestas automatizadas. Estos derechos serán concedidos tanto a los trabajadores como a quienes queden genuinamente clasificados como autónomos.

Asimismo, obliga a las plataformas a notificar a las autoridades laborales nacionales de sus actividades y del número de personas que tienen empleadas a fin de que las autoridades tengan acceso a los datos y puedan verificar el cumplimiento de las obligaciones laborales.

Paralelo a esta propuesta, se inició la consulta pública del borrador de una guía para determinar el trabajo de personas autoempleadas, es decir, que trabajan para ellas mismas, sin emplear a otros. Esto para asegurarse que la ley no interfiere con sus derechos. Esta consulta pública durará ocho semanas, después de las que la guía será adoptada por la Comisión.

Por su parte, la iniciativa presentada será debatida en el Parlamento Europeo y el Consejo. Una vez adoptada, los Estados miembros dispondrán de dos años para incorporar la Directiva a la legislación nacional.

Esta propuesta no fue bien recibida por las plataformas digitales, especialmente Uber que en varias jurisdicciones ha luchado dentro y fuera de tribunales para que no se les obligue a aceptar a los conductores como empleados. Lo sucedido en California y los millones de dólares que invirtieron para que en referéndum quedaran fuera de la ley que les obligaba a conceder derechos laborales a los choferes, es muestra de esta resistencia.

Falta ver qué pasa en el Parlamento Europeo y los términos en que la iniciativa es aprobada. De serlo, Europa podría, como se menciona en la documentación presentada, contribuir a los futuros estándares globales para un trabajo de plataforma de alta calidad.

Más información ec.europa.eu

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net