Imprimir
Niño rompiendo foto de pareja

 

Tribunal francés gira orden de aprehensión a madre japonesa que sustrajo a hijos de padre francés en Japón

Durante los Juegos Olímpicos Tokio 2020 llamó la atención de los medios la petición de un hombre de nacionalidad francesa que, sentado afuera del Estadio Nacional, hizo una huelga de hambre para que le regresaran a sus hijos tras haber perdido el contacto después de que la madre japonesa se los llevara, poniendo en evidencia el problema de la custodia de los hijos en Japón.

Se trata de Vincent Fichot, de 39 años, de nacionalidad francesa, residente en Japón, que dejó de ver a sus hijos, un niño de 6 años y una niña de 4, en 2018 cuando la madre se los llevó de la casa familiar en Tokio.

Fichot reportó el secuestro de sus hijos por la madre, pero la policía japonesa no investigó el asunto diciendo que no era inusual que una madre se llevara a sus hijos. En tema de custodia, la legislación japonesa no reconoce la custodia compartida de los padres en caso de divorcio, sean japoneses o extranjeros, y los jueces terminan entregando la completa custodia de los hijos a las madres. Es muy recurrente que las madres decidan terminar todo contacto con los padres, quienes no tienen recurso legal para exigir que les permitan derechos de visita. Ocasionalmente, los jueces pueden instruir a las madres que envíen a los padres fotografías de los hijos o permitan cortas visitas periódicas, pero no hay sanción para el incumplimiento de esta orden y la policía suele no intervenir para forzar el cumplimiento de la orden judicial.

Además, antes de la reforma de septiembre de 2019 a la legislación civil, la custodia se entregaba al progenitor que estuviera presente cuando se realizaban las gestiones judiciales lo que llevaba a que durante estos procedimientos uno de los progenitores se escondiera del otro para obtener la custodia de los hijos.

Como en los tribunales japoneses Vincent Fichot no ha logrado que le permitan ver a sus hijos, acudió a la justicia francesa y un tribunal de París emitió una orden de aprehensión internacional de la esposa de Fichot, facultando a la policía francesa a investigar el caso en Japón.

El tribunal francés estableció su jurisdicción en el caso porque los hijos de Fichot además de tener nacionalidad japonesa, tienen la francesa.

Por otro lado, por tratarse de una situación que no exclusiva de Fichot, el año pasado el Parlamento Europeo aprobó una resolución en la que hacen un llamado a Japón para que se permita que los ciudadanos europeos vean a sus hijos que han sido sustraídos por cónyuges japoneses.

En la reforma legislativa de 2019, se implementaron aspectos del Convenio de La Haya sobre los Aspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores en materia de la entrega de custodia de menores en materia internacional. Japón, con mucha renuncia, se adhirió al Convenio en 2013, pero su legislación no estaba adaptada y, como demuestra el caso de Fichot, pese a la reforma siguen sin implantarse varias disposiciones. Por ejemplo el Convenio obliga a las autoridades de cada estado a proporcionar asistencia para la localización del niño y a iniciar el procedimiento de restitución a su lugar de residencia habitual, haciendo todos los arreglos administrativos necesarios para garantizar su restitución sin peligro.

En el caso de Fichot la pregunta que queda es si las autoridades japonesas cooperarán con las francesas en la investigación sobre el paradero de sus hijos.

Más información japantimes.co.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net