Aula con sillas

 

Corte de Apelaciones suspende decisión de un distrito escolar de San Diego de exigir vacuna Covid a mayores de 16 años

La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de los Estados Unidos concedió el domingo la suspensión provisional a la orden del distrito escolar San Diego Unified de que todos los estudiantes mayores de 16 años estuvieran completamente vacunados a más tardar el 20 de diciembre para poder asistir a partir de enero a clases presenciales y participar actividades extraescolares.

La petición para que se suspendiera la ejecución de esta orden fue presentada por una estudiante identificada como Jill Doe, quien argumentó que no la estaban exceptuando de la instrucción por sus creencias religiosas.

Según la demanda, la estudiante es cristiana y se opone a ser vacunada porque las vacunas fueron probadas a partir de células madres de fetos abortados en las décadas de los 70 y 80. Muchos medicamentos como el Tylenol y el Pepto Bismol también fueron probadas usando células madre. Cabe señalar que las vacunas Covid no contienen células madres de fetos y que, la iglesia católica, en lo particular, no ha desincentivado la vacunación de sus feligreses por este ni otro motivo.

La petición fue negada inicialmente por la Corte de Distrito que consideró que la normativa contenía las excepciones importantes y que en tanto permitiera que las estudiantes embarazadas difirieran ser vacunadas, la disposición podía mantenerse vigente.

Estas excepciones son estudiantes embarazadas, extranjeros, sin techo, migrantes y estudiantes de familias de militares.

La disposición del distrito escolar no prevé excepciones religiosas porque debido a un abuso en el pasado de estas excepciones, se consideró no contemplarlas como lo dispone la ley de California respecto de las otras vacunas del esquema de vacunación aprobado para menores de edad.

El abogado de Jill Doe, Paul Jonna, expuso que el que el distrito escolar de San Diego no contemplara las excepciones a la vacunación por motivos religiosos es discriminatorio. “[El Distrito Escolar San Diego Unified] no puede tratar a los estudiantes mejor si buscan excepciones por razones seculares en contraposición a las religiosas”, explicó el abogado en un comunicado. “El régimen Covid de favoritismos seculares y marginalización de lo religioso debe terminar.”

Once días después de negada en primera instancia, la Corte de Apelaciones concedió una suspensión temporal que beneficia a los estudiantes que se deben presentar a partir de enero en las escuelas. La norma aprobada por el distrito escolar establece que para tener clases presenciales los estudiantes deben estar totalmente vacunados lo que significa que debían haber recibido la primera dosis a más tardar este lunes. Está previsto que los estudiantes no vacunados sigan sus lecciones en línea en un programa diseñado por las escuelas que conforman el distrito escolar.

A finales de octubre, ya unas tres cuartas partes de los estudiantes mayores de 16 años de San Diego Unified habían recibido por lo menos una dosis. Son unos 14,000 estudiantes de 16 años y mayores inscritos en escuelas de este distrito escolar.

Por su parte, casi el 82 por ciento de los 14,000 empleados del distrito habían recibido por lo menos la primera dosis de la vacuna a mediados de noviembre.

El problema de conceder estas excepciones es que los no vacunados son factor de riesgo para el resto de la comunidad.

Más información latimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net