Embarazada

 

Se anuncia en Tanzania la derogación de la norma por la que alumnas de secundaria embarazadas eran expulsadas de las escuelas

Bajo la administración de la presidente Samia Suluhu Hassan de Tanzania, la semana pasada se anunció que las autoridades educativas dejarán de aplicar la expulsión de las escuelas de las adolescentes que queden embarazadas.

Se trata de una disposición que se estableció en una ley en 2002 y que fue reforzada bajo la administración de John Magufuli, predecesor de la presidente Hassan, que desde 2017 aplicó la disposición con mucho rigor.

“En mi administración, en tanto yo sea presidente… a ninguna estudiante embarazada se le permitirá regresar a la escuela. No podemos permitir que este comportamiento inmoral permee en nuestras escuelas primarias y secundarias… nunca”, dijo el entonces presidente, estableciendo una forma de discriminación que ha sido subrayada por el Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU.

El llamado comportamiento “inmoral” podía ser resultado de una violación, lo que no obstaba para que su acceso a la educación en las escuelas fuera negado. “Después de hacer algunos cálculos matemáticos, ella estará pidiendo al profesor en el aula ‘por favor, permítame ir a amamantar a mi bebé que está llorando’… ¡Después de quedar embarazada, estás terminada!” declaró el presidente al anunciar la inmediata expulsión de las estudiantes embarazadas.

“Prohibiendo a las madres adolescentes la educación no solo perpetúa normas discriminatorias de género, sino también es un indicativo de las fallas de un gobierno para abordar la causa raíz de la extendida violencia en contra de las niñas adolescentes”, explicó sobre esta política Christa Stewart de la organización Equality Now.

La aplicación de esta disposición llevó incluso a la persecución de las adolescentes embarazadas y de sus padres y madres. De esta forma, en enero de 2018 se anunció el arresto de cinco jóvenes embarazadas: “Hemos logrado arrestar a las niñas y a sus padres, pero desafortunadamente aquellos que las embarazaron han escapado y los estamos buscando”, declaró sobre el asunto Mohamed Azizi, entonces secretario de la Administración de Distrito. Conforme con un tipo penal aprobado, los hombres que embaracen a niñas y adolescentes pueden ser sancionados con hasta 30 años de prisión.

La anulación de la prohibición fue anunciada el miércoles de la semana pasada por la ministra de Educación, la profesora Joyce Ndalichako, quien dio a conocer que las alumnas de primaria y secundaria que hayan dejado las aulas por razón de embarazo u otras, como el haber sido expulsadas por copiar en los exámenes, podrán regresar a las escuelas.

La ministra ha asegurado que el gobierno implementará políticas para ayudar a las niñas que dejaron la escuela por embarazo, a regresar a estudiar después de que han tenido a sus hijos.

La ley que persigue y sanciona con prisión a quienes embaracen a las niñas y adolescentes, sigue vigente. Se trata de una medida que al parecer no es efectiva porque las familias no suelen denunciar, por lo que se propone que se tomen otras medidas para evitar el embarazo de las adolescentes.

Más información allafrica.com /ippmedia.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net