Billetes de euros

 

Marcha para exigir que la compensación por persecución fiscal a beneficiarios de apoyos a la infancia, se acelere

Más de 100 mujeres se reunieron este jueves en la oficina de hacienda de Rotterdam, Países Bajos, para exigir que se acelere el proceso de compensación a las familias señaladas como defraudadoras en relación con errores cometidos con los apoyos otorgados a la infancia.

Se trata de una agresiva campaña de la oficina recaudatoria de impuestos a madres y padres beneficiarios de apoyos a la infancia en que los calificaban de defraudadores fiscales por haber cometido errores mínimos como no haber firmado una solicitud o no haber puesto una estampilla. Así, se persiguió judicialmente a unas 20,000 familias de clase trabajadora por fraude fiscal, exigiendo que regresaran los apoyos entregados para el sostenimiento de los hijos, negándoles el derecho de apelación, además de prohibiéndoles el acceso a otros beneficios.

Este sistema fue expuesto en un documento llamado Injusticia sin precedente, presentado en diciembre de 2020 al Parlamento neerlandés, lo que llevó en enero a la renuncia del gobierno, dos meses antes de las elecciones generales.

Para resarcir los daños, el gobierno se comprometió a entregar antes del 1 de mayo una compensación de 30,000 euros a las familias afectadas por este esquema, pero la entrega de este dinero ha sido lenta por presuntos retrasos de procedimiento, de tal forma que a mediados de junio menos de la mitad de las familias afectadas había recibido la compensación.

Alexandra van Huffelen es la funcionaria del Ministerio de Finanzas encargada de gestionar el procedimiento de entrega del dinero prometido. Al respecto ha declarado que el proceso ha sido más complicado que lo que parecía al principio. “Hacerle justicia a los progenitores es una de las cosas más importantes”, señaló la funcionaria. “Esto significa que obtienen el dinero de lo que injustamente se les ordenó regresar, con una compensación adicional.

“Si lo podemos hacer rápido, bien, pero también vemos que la situación para algunos progenitores es tan increíblemente compleja que su dinero está siendo reclamado de todas las diferentes maneras posibles.”

Mientras duró esta campaña, por errores administrativos la autoridad fiscal exigía el pago de decenas de miles de euros lo que llevó a muchas familias a la quiebra o a tener que mudarse de casa y algunos matrimonios terminaron en divorcio debido a la presión. Ahora se sabe que, además, más de 1,100 menores de edad fueron separados de sus familias porque sus progenitores fueron calificados de defraudadores.

Esta cifra entregada por la autoridad de estadística neerlandesa, CBS, puede ser más elevada pues solo toma en consideración los niños separados de sus hogares entre 2015 y 2020, cuando el esquema operó desde 2012. Para resarcir este daño, el ministro de Justicia, Sander Dekker, instruyó la revisión de los casos en los que la separación sigue vigente para determinar si fue derivado de esta persecución fiscal.

Una de las familias afectadas fue la de Sharda, una mujer que declaró al medio Rinjmond que la autoridad fiscal le exigió el pago de 15,000 euros en un plazo de dos semanas.

“Empezó con 25 sobres azules de impuestos en mi buzón. Todos fueron entregados el mismo día. Pensé que el cartero se había equivocado”, relató. “Entre más llamaba a la oficina recaudadora, más era calificada de defraudadora. Duró tanto tiempo que empecé a creérmelo. Durante once años pensé que había sido mi culpa.”

Mientras a las familias se les ejerció presión para que entregaran miles de euros en un corto plazo, el resarcimiento de los daños está tomando tiempo en exceso y por eso se trata de ejercer un poco de presión al gobierno.

Más información dutchnews.nl

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net