Más de cuarenta años después de cometido el delito, un hombre se declaró culpable ante una corte federal en Manhattan, de haber participado en el secuestro de un avión de la desaparecida línea aérea Pan Am.

Se trata de Luís Peña Soltrén, un hombre de 66 años, quien fue detenido por agentes del FBI en octubre del año pasado por haber participado el 24 de noviembre de 1968 en el secuestro de un avión que partió de Nueva York con rumbo a San Juan de Puerto Rico.

Peña Soltrén se declaró culpable frente al juez de haber participado en el desvío del avión rumbo a Cuba, al haber amenazado con un cuchillo a un tripulante de la aeronave para que cumpliera las demandas del grupo.

Los cargos que se le imputan son conspiración para cometer piratería aérea, interferencia con la tripulación de una aeronave y secuestro y por ello puede enfrentar una sentencia de 21 años en prisión.

La defensa de Peña argumentó que el hombre se entregó voluntariamente a las autoridades porque está arrepentido de lo que hizo y a que a diferencia de los otros participantes, él no pertenecía a ningún grupo terrorista, sino que participó en el secuestro con la intención de llegar a Cuba a ver a su  padre.

En cuanto a la severidad de la pena, el abogado defensor declaró fuera de la corte que los cómplices de su cliente, quines fueron detenidos en la década de los 70, fueron sentenciados a 10 y 15 años de prisión, pero que sirvieron menos tiempo de cárcel. La pena contra Peña Soltrén se endurece, sin embargo, porque las leyes que sancionan el secuestro de aviones se modificaron en 1987, estableciendo penas más severas.

Lo más probable es que este hombre pase el resto de sus días en una prisión porque difícilmente le concederán un perdón por sus actos, sin importar su arrepentimiento, así que cuarenta años después pagará por su delito.

Fuente NY Daily News

 

www.miabogadoenlinea.net