Hombre con mochila

 

Tribunal Superior de Australia confirma que impuesto cobrado a viajeros de ocho países es ilegal por doble tributación

Este miércoles, el Tribunal Superior de Australia confirmó un fallo sobre el cobro del impuesto de mochilero o backpacker tax a nacionales de ocho países con los que existen acuerdos fiscales sobre doble tributación, estableciendo que es ilegal.

El caso fue presentado por una nacional del Reino Unido, Catherine Addy, que entre 2015 y 2017 trabajó como mesera en Sídney. Con fundamento en el impuesto de mochileros, los extranjeros que estén en Australia de viaje y perciban ingresos de hasta 37,000 dólares australianos, deben entregar el 15 por ciento al fisco. Los australianos quedan exentos de pagar impuestos por ingresos menores a 18,200 dólares australianos.

Por los ingresos de 26,576 dólares australianos, Catherine Addy pagó un impuesto de 3,986, cuando un australiano con ese mismo ingreso paga un impuesto de 1,591 dólares australianos.

Catherine Addy, con asistencia de la empresa de contabilidad fiscal internacional taxback.com expuso en los tribunales que fue discriminada por su nacionalidad y que la retención del impuesto era incompatible con el acuerdo fiscal firmado entre Australia y el Reino Unido para evitar la doble tributación. Este argumento es válido solo para los nacionales del Reino Unido, Estados Unidos, Alemania, Chile, Japón, Finlandia, Noruega y Turquía que viajen con visa tipo 417, pues son estos países los que tienen firmado acuerdo para evitar doble tributación con Australia.

Después del caso de Catherine Addy, otros viajeros de estos países presentaron sus casos en los tribunales y en octubre de 2019 un juez federal de Brisbane concluyó que el impuesto del 15 por ciento fue ilegal respecto de viajeros chilenos.

En la apelación ante el Tribunal Superior, la oficina recaudatoria, Australia Tax Office, ATO, expuso que la decisión es válida solo para los nacionales del Reino Unido, Estados Unidos, Alemania, Chile, Japón, Finlandia, Noruega y Turquía que entraron con visas categorías 417 o 462 y que fueron residentes para efectos fiscales, lo que no sucede con la mayoría.

La mayoría de estos viajeros van de vacaciones y trabajan a veces para financiar las vacaciones, pero se van trasladando de un lugar a otro. En el caso presentado por Catherine Addy, ella se estableció en Sídney y sus traslados interestatales para trabajar fueron ocasionales. De esta forma, para propósitos recaudatorios se le consideraba residente.

La decisión de este miércoles se refiere solo al caso presentado por Catherine Addy. Al respecto los magistrados expusieron: “La pregunta acá es si a la señora Addy se le impusieron impuestos más gravosos debido a su nacionalidad. La respuesta corta es sí.”

Sobre el fallo la ATO insiste en que la decisión por la que deberán regresar impuestos solo impacta respecto de los extranjeros de los países señalados que se hayan establecido en un lugar, supuesto en el que se ubica la minoría de los viajeros.

Sobre el caso, taxback.com expuso que este impuesto del 15 por ciento ha sido visto como un "desincentivo para que los turistas que trabajaban en vacaciones asumieron el muy necesario trabajo de recolección de temporada mientras visitaban Australia".

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net