Símbolo de bitcoin

 

La Policía Federal Australiana anuncia el decomiso de criptomonedas más grande en su historia

En un caso de fraude informático que la policía federal australiana ha estado procesando desde el año pasado, la Corte Suprema de Nueva Gales del Sur concedió la semana pasada el decomiso de más de un millón de dólares australianos en criptomonedas.

El caso involucra a dos personas, un australiano de 23 años de nombre Evan McMahon y su presunto cómplice, Samuel Joyner, detenido el año pasado por el FBI en los Estados Unidos y procesado, entre otros delitos, por conspiración para cometer fraude informático y de dispositivos de acceso. Esta persona se ha declarado no culpable y su proceso se está verificando en los Estados Unidos.

Evan McMahon se declaró culpable en los tribunales de Nueva Gales del Sur de infringir derechos de autor y de obtener beneficios de recursos obtenidos de forma ilícita. Este joven de 23 años, junto con su presunto cómplice, ofrecía a las personas acceso a servicios de streaming como Netflix o Hulu a menor precio, usando cuentas robadas.

En abril McMahon obtuvo una reducción de sentencia a dos años y dos meses a ser prestada en intensivo servicio a la comunidad.

Estos servicios fraudulentos fueron ofrecidos entre 2015 y 2019 a por lo menos 152,863 usuarios, obteniendo ganancias por 630 millones de dólares australianos invertidos en criptomonedas que con las alzas de valor en estos meses se convirtieron en más de 1.2 millones.

Una vez que McMahon se declaró culpable de los delitos, la fuerza encargada del decomiso de bienes de procedencia ilegal de la Policía Federal Australiana, CACT por sus siglas en inglés, solicitó y obtuvo órdenes de restricción hasta que la semana pasada la Suprema Corte de Nueva Gales del Sur ordenó el decomiso definitivo del dinero.

Al respecto, la ministra del Interior, Karen Andrews, dijo que los 1.2 millones de dólares australianos decomisados serán aplicados a “proyectos e iniciativas que hagan más difícil que los delincuentes se aprovechen de los australianos”

En conferencia de prensa, la comisionada asistente de la Policía federal Australiana, Justine Gough, dijo que muchos delincuentes erróneamente creen que no se pueden decomisar las criptomonedas.

“La CACT de la Policía Federal Australiana perseguirá implacablemente los activos obtenidos de manera ilícita en cualquier forma en que se encuentren, ya sea en efectivo, cuentas bancarias, casas, autos de lujo o criptomonedas”, dijo la comisionada.

En Australia ese es hasta el momento el decomiso más grande que se ha hecho en criptomonedas. En otras jurisdicciones los decomisos han sido por cantidades superiores. Por ejemplo, en febrero de 2020 el director de finanzas de la aduana finlandesa dio a conocer que la entidad tenía en su poder 1,666 bitcóins que en ese momento tenían un valor de 15 millones de euros. Esas criptomonedas fueron incautadas a una organización de narcotraficantes en un operativo de 2018.

En Irlanda se efectuó un decomiso aún mayor. También en febrero de 2020 la Oficina de Activos Criminales de Irlanda incautó a un traficante de drogas 53.6 millones de euros, la mayor cantidad de dinero procedente del crimen que en los 25 años de operación de esa entidad se ha incautado. La mala noticia es que el dinero está en bitcoins y el delincuente perdió los códigos de acceso por lo que no se ha podido tener acceso a ese dinero.

Más información smh.com.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net