Pasaporte de España

 

El miércoles 20 se publicaron las reformas al Reglamento de Extranjería que flexibiliza las complejas  disposiciones de residencia para menores y jóvenes migrantes en España

La inmigración es un fenómeno mundial impulsado por la globalización, pero solicitar un permiso de residencia en España es un proceso complejo por los distintos supuesto que contempla la legislación, por lo que siempre es mejor hacerlo de la mano de equipos especializados como GCP, abogados expertos en extranjería y derecho internacional.

Las disposiciones legales ofrecen más de quince opciones para obtener la nacionalidad española o un permiso de residencia, cada uno con sus propias características y requisitos.

Si la nacionalidad o la residencia es denegada, entonces es necesario promover recurso de reposición, recurso de alzada o recurso contencioso-administrativo, según corresponda al caso denegado, que además debe describir los hechos claramente y estar debidamente fundado y motivado para tener éxito y también solicitar las medidas cautelares necesarias mientras se resuelve el caso.

Un ejemplo de esta complejidad es la que padecían los jóvenes migrantes para obtener permisos de residencia y trabajo, por ello se aprobó modificar el Reglamento de Extranjería.

Estas modificaciones al Reglamento de la Ley Orgánica 4/2000, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, tras su reforma por Ley Orgánica 2/2009, aprobado por el Real Decreto 557/2011, de 20 de abril, fueron publicadas el 20 de octubre en el Boletín Oficial del Estado y entrarán en vigor a mediados de noviembre.

El real decreto facilita la obtención de permisos de residencia y trabajo para menores y jóvenes extranjeros reduciendo trámites y requisitos que hacían casi imposible que pudiesen obtener la residencia o un trabajo.

La reforma reduce el plazo de nueve meses para empezar a tramitar la autorización de residencia de un menor extranjero no acompañado, que implicaba el riesgo para algunos de cumplir la mayoría de edad sin haber obtenido la autorización de residencia y entrar en la ilegalidad.

Ahora el Reglamento establece que la autorización de residencia empezará a gestionarse después de un periodo de espera de 90 días, en el que se define si es posible la repatriación del menor, lo que no es obstáculo para que la repatriación se lleve en un periodo posterior.

Las disposiciones del Reglamento de Extranjería anteriores no permitían que un menor extranjero no acompañado, mayor de 16 años, que tenía un permiso de residencia, pudiese trabajar, a diferencia de los adolescentes acompañados o los propios adolescentes españoles.

Con las modificaciones se deja claro que la autorización de residencia también permite que el menor no acompañado pueda trabajar a partir de que cumple los 16 años.

Otro cambio es ampliar el plazo de validez de las autorizaciones de uno a dos años y la renovación tendrá una vigencia de tres años, mientras siga siendo menor de edad, con la opción de que si se reúnen los requisitos se pueda optar por una autorización de residencia de larga duración.

Hasta ahora, los menores extranjeros no acompañados que alcanzaban la mayoría de edad, no tenían permiso para trabajar y para conseguirlo se les exigían requisitos imposibles, incluso para un joven español, como que llevara trabajando un año y por primera vez probar ingresos mensuales de 450 euros y en la renovación, un salario de 2,500 euros mensuales. Esos ingresos  no podían ser complementados con algún tipo de apoyo.

Con las reformas se crea un régimen especial que permitirá que el joven pueda dar continuidad al permiso de trabajo que ya tenía como menor y se reducen los requisitos económicos, debiendo probar ingresos por 490, tomando como referencia el Ingreso Mínimo Vital (IMV) unipersonal, y para alcanzar ese monto podrán sumar los ingresos de su empleo, del sistema social o de otro tipo de ayudas. En estos casos la vigencia de la renovación será de dos años, renovables por otros dos y no se condiciona a una afiliación a la Seguridad Social.

Para aquellos que llegan a la mayoría de edad sin un permiso de residencia, la reforma crea un nuevo sistema para que puedan legalizar su estancia, ya que podrán solicitar una autorización de residencia temporal por circunstancias excepcionales, dentro de los sesenta días naturales previos o en los noventa días naturales posteriores a la fecha en que cumpla los dieciocho años, acreditando un ingreso superior al Ingreso Mínimo Vital, pudiendo sumar los ingresos provenientes de un empleo, del sistema social, así como otras cuantías que pueda percibir.

La vigencia de la autorización concedida será de dos años, renovable por periodos de dos años si se cumplen los requisitos, y tendrán habilitación para trabajar por cuenta ajena o cuanta propia.

Como se puede apreciar, los supuestos y requisitos que prevén las disposiciones legales en materia de extranjería son múltiples, variados y abrumantes, por eso insistimos, es mejor realizar estos trámites asesorados, para tener mayores posibilidades de éxito.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net