Incienso

 

Autoridades de Taiwán detuvieron a una persona que podría ser imputada por el incendio de la semana pasada en la isla

Respecto del incendio en un viejo edificio en el puerto de Kaohsiung, Taiwán, en que han fallecido hasta el momento 46 personas, las autoridades han señalado como responsables a una mujer de 51 años que olvidó apagar completamente un espiral de incienso, y a su pareja, de 52, por no haberle recordado que lo apagara.

Este lunes se reportó que no se han presentado cargos formales en contra de ninguno de los dos, aunque la mujer, identificada únicamente como Huang, sigue detenida, mientras que a su pareja se le dejó en libertad al habérsele fijado una fianza de 2,000 dólares. Ellos vivían en el primer piso del edificio construido en la década de los años 80.

El incendio inició la madrugada del 14 de octubre en los pisos inferiores del edificio de 13 pisos que en su momento de esplendor fue un edificio de lujo, pero que ahora es identificado como un “edificio fantasma”, que tras haber sido abandonado fue ocupado por desposeídos y los más vulnerables, entre ellos personas mayores de edad sin medios económicos.

Según las autoridades, el origen del incendio fue la espiral de incienso no apagado en el departamento de Huang y su pareja, que pronto se extendió hacia los pisos superiores. La basura acumulada en la parte baja de la edificación y en las escaleras contribuyó a que se propagara con mayor rapidez y virulencia.

          

Hasta el momento hay 46 personas fallecidas, en su mayoría mayores de 60 años, y 41 personas lesionadas. Se trata del segundo mayor incendio ocurrido en Taiwán desde el de 1995 en un club de karaoke que dejó 64 personas muertas.

Si bien no se han presentado cargos formales, se especula que Huang podría ser imputada por iniciar de forma negligente un incendio y por homicidio no culposo. El primer delito se castiga con hasta un año en prisión y el segundo puede acarrear penas de hasta cinco años de prisión.

La detención de Huang podría aplacar la conciencia de las autoridades, pero difícilmente la de la sociedad que señala que los verdaderos culpables son las autoridades por la falta de supervisión de los edificios antiguos y las reglas laxas de vivienda, además de la falta de políticas hacia las personas de la tercera edad sin dinero.

Por esta razón, el ministro del Interior de Taiwán, Hsu Kuo-Yung, ordenó la realización de un inventario de todos los edificios viejos de la isla en el plazo de un mes y que en tres meses se complete la inspección de esos edificios en materia de seguridad y riesgos contra incendios. A una semana del incendio, tan solo en Kaohsiung las autoridades ya han identificado 34 edificios de “alto riesgo”.

Por su parte del Ministerio de Salud y Bienestar se ordenó a los gobiernos locales diseñar programas y políticas de apoyo a las personas de la tercera edad que viven solas. Como ha sucedido en otros países asiáticos, la población está envejeciendo y se calcula que en 2025 uno de cada cinco habitantes será mayor de 65 años.

Como apoyo a los residentes afectados por el incendio, el departamento de asuntos sociales de Kaohsiung entregará apoyo de 3,500 dólares por departamento para la reubicación.

Más información nytimes.com

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net