Mazo judicial

 

Inició el proceso en contra de 14 personas acusadas del homicidio de Thomas Sankara, expresidente de Burkina Faso

En un tribunal militar de Uagadugú, capital de Burkina Faso, inició el lunes el proceso penal a 14 personas acusadas del homicidio en 1987 del líder revolucionario y presidente del país Thomas Sankara, quien ha sido calificado como “el Ché Guevara africano”.

Thomas Isidore Noël Sankara fue un capitán militar, revolucionario marxista y teórico panafricanista que gobernó Burkina Faso desde 1983 a 1987, año en que fue asesinado en un golpe de estado. Fue él quien cambió el nombre del país conocido como Alto Volta, nombre dado por la ocupación francesa, a Burkina Faso que significa “patria de hombres íntegros”, dándole además un nuevo himno y una nueva bandera.

Sankara fue un reformista que se propuso el objetivo de “destruir la dominación imperialista y la explotación”, oponiéndose a la política Françafrique que mantiene lazos de excolonias francesas con Francia, y rechazando la ayuda de organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional. Además, redistribuyó la tierra, inició programas de vacunación, prohibió los matrimonios forzados, la poligamia y avanzó reformas para terminar con la mutilación genital femenina. Sus detractores dicen que fue un presidente autoritario que no respetó los derechos humanos de sus opositores a los que torturaban en las prisiones.

En 1987 hubo un golpe de estado durante el cual Sankara, de 37 años, y doce colaboradores cercanos fueron asesinados por un comando que servía a Blaise Campaoré, entonces ministro de estado y amigo cercano de Sankara. Campaoré sostiene que él no dio la orden del homicidio y que sus hombres actuaron por rumores de que Sankara quería asesinarlo. Todo esto se tendrá que ventilar en el proceso que se estima que durará varios meses, aunque Campaoré, el principal acusado, no comparecerá pues Burkina Faso no ha logrado que Costa de Marfil lo extradite.

De más está decir que sin Sankara en el camino, Campaoré asumió la presidencia, cargo en el que estuvo 27 años hasta 2014 cuando renunció y salió huyendo a Costa de Marfil. Como dato adicional, Campaoré ordenó que el cuerpo de Sankara fuera enterrado en una fosa común y no fue sino hasta 2015 cuando el presidente Michel Kafando ordenó la exhumación de los restos a petición de la viuda de Sankara, Mariam.

Además de ordenar la exhumación de los restos, el nuevo gobierno abrió el camino para el proceso penal que ha iniciado, emitiendo una orden de arresto internacional en contra de Campaoré en diciembre de 2015.

El anhelado proceso, sin embargo, fue dilatado una y otra vez por mociones presentadas por los abogados representantes de los intereses de Campaoré que han alegado que su cliente no ha sido notificado y que no lo han requerido para que declare. Finalmente, en 2016 el fiscal general de Burkina Faso anunció la anulación de la orden de arresto en contra de Campaoré por un tecnicismo. Pese a esto, el gobierno y el ejército anunciaron que el proceso penal no sería suspendido y que la orden de arresto anulada solo se refería a los eventos de 2015 durante la transición del gobierno.

En total son 14 personas las que están siendo procesadas. Además de Campaoré, quien será procesado en ausencia, ha sido acusado el general Gilbert Diendéré, quien era uno de los principales jefes militares en 1987 y sirvió durante la presidencia de Campaoré. Después del golpe de estado de 2015 fue sentenciado a 20 años de prisión por tentativa de homicidio. En este proceso ha sido acusado de complicidad para cometer homicidio, ocultamiento de cadáveres y ataques a la seguridad del estado. Diendéré se presentó al inicio del proceso con su uniforme militar.

Aunque durante este proceso no su juzgará directamente la participación del gobierno francés, muchas dudas existen sobre la presunta responsabilidad en el homicidio del ex líder. Campaoré, a diferencia de Sankara, se adhirió a la política Françafrique y mantuvo lazos cercanos con el país europeo.

En 2017 el presidente Emmanuel Macron prometió abrir los documentos del gobierno respecto de Burkina Faso en los años del homicidio de Sankara, pero solo se han enviado tres carpetas que no incluyen información surgida de la oficina del entonces presidente, Françoise Mitterrand.

Pese a la ausencia de Campaoré, el proceso es importante porque permite que se conozcan los hechos como sucedieron y se responsabilicen a personas que participaron en el ocultamiento de los homicidios, como el médico Jean Christophe Diébré que certificó que Sankara falleció de muerte natural y que también está sujeto a proceso por falsificación de un documento público.

Más información france24.com/ nytimes.com

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net