Silla de ruedas

 

En Colombia se cancela en último momento procedimiento de eutanasia a la primera paciente no terminal

El fin de semana se generó una polémica en Colombia con la cancelación de último momento del procedimiento de asistencia a morir de una mujer de 51 años, Martha Sepúlveda, quien iba a ser la primera vez en morir por decisión propia sin estar en la fase terminal de una enfermedad.

Colombia, un país profundamente católico que apenas en 1992 aceptó el divorcio de casados por la iglesia, es el único país latinoamericano que permite la eutanasia o el “derecho a una muerte digna”. Esto es así desde 1997 cuando la Corte Constitucional declaró inconstitucional el artículo 236 del Código Penal que castigaba el homicidio por piedad, permitiendo la práctica para pacientes con enfermedad en etapa terminal.

La práctica permaneció sin ser regulada hasta que en una nueva sentencia de 2015 de la misma Corte Constitucional ordenó al Ministerio de Salud y Protección Social tomar medidas para que se regulara legislativamente.

El 22 de julio de 2021, la Corte Constitucional amplió este derecho a quienes padezcan "un intenso sufrimiento físico o psíquico" por causa de una lesión o enfermedad incurable, mientras el procedimiento sea efectuado por un médico y bajo "el consentimiento libre e informado" del enfermo. Es decir, ya no es un procedimiento que procede exclusivamente en la etapa final de la enfermedad.

"El sujeto puede ejercer su derecho a morir dignamente sin que (...) sea penalizado el médico que acude en apoyo del paciente para protegerlo del sufrimiento y preservar su dignidad", se lee en la decisión de la Corte que, además, exhortó al poder legislativo a legislar sobre el tema y eliminar las barreras que aún existen.

Martha Sepúlveda, diagnosticada con esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad grave e incurable, iba a ser la primera persona en etapa no terminal en poner fin a su vida, cumpliendo los requisitos marcados en la sentencia judicial. Sin embargo, unas horas antes de que se realizara el procedimiento este domingo 10 de octubre, el Instituto Colombiano del Dolor (Incodol), la Institución Prestadora de Salud donde iba a realizarse, lo suspendió.

El Comité Científico Interdisciplinario para el Derecho a Morir con Dignidad hizo saber mediante comunicado que se cancelaba el procedimiento porque en una segunda evaluación concluyeron unánimemente que "no se cumple con el criterio de terminalidad como se había considerado en el primer comité".

Cuando en julio la Corte Constitucional amplió los requisitos de la eutanasia, los magistrados concluyeron que "el derecho a la vida no puede reducirse a la mera subsistencia biológica, sino que implica la posibilidad de vivir adecuadamente en condiciones de dignidad", y bajo este postulado la familia de Martha Sepúlveda había tramitado la realización del procedimiento.

Por la polémica de la decisión, el sábado 9 de octubre del Ministerio de Salud colombiano declaró que "hasta el momento, en Colombia no se han realizado eutanasias que no cumplan con el requisito de enfermedad terminal", añadiendo que la eutanasia "tan solo está regulada bajo este precepto" y que todas las que se han practicado, 157, "cumplen con tal característica".

Sobre la decisión, el abogado de Martha Sepúlveda, Lucas Correa, dijo que era "ilegítima, ilegal y arbitraria" y acusó a sus responsables de vulnerar el derecho de su representada a morir dignamente. "La están obligando a vivir una vida que ella no está dispuesta a seguir viviendo, con unos sufrimientos y dolores que juzga incompatibles con su idea de dignidad".

Por su parte, la abogada Camila Jaramillo, citada por El Tiempo también como abogada de Martha Sepúlveda anunció que han interpuesto una tutela para que un juez proteja su derecho a morir dignamente, lo que significa que esta historia está lejos de terminar.

Más información bbc.com /eltiempo.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net