Hombre enojado

 

Fortalecen protección a funcionarios y empleados en Finlandia contra “amenazas ilegales”

El 1º de octubre inició la vigencia una reforma a la ley en Finlandia que fortalece la regulación a las “amenazas ilegales” que se hacen a funcionarios administrativos, judiciales y a empleados de mostrador y de atención al cliente, entre otros.

La ley finlandesa entiende por amenaza ilegal toda intimidación hecha cuando el individuo intimidado tenga razones para temer por su seguridad o que su propiedad está en peligro.

Antes de la reforma, quienes hacían una “amenaza ilegal” solo podrían ser perseguidos por querella, es decir, por denuncia de la víctima. Ahora el delito puede ser investigado de oficio lo que significa que no debe mediar denuncia de la víctima para que las autoridades investiguen y, en su caso, finquen responsabilidades penales.

Este cambio legislativo forma parte de un esfuerzo para prevenir y combatir de forma organizada el acoso agresivo y localizado que amenaza la libertad de expresión, las investigaciones, el periodismo o el trabajo de funcionarios públicos.

Así, quedan protegidos de este tipo de amenazas los trabajadores de servicio al cliente o administrativo, personal de salud y asistencia social, trabajo al menudeo, policías y funcionarios del sistema judicial, así como docentes, investigadores, periodistas, artistas, políticos y funcionarios municipales, y parlamentarios.

El delito está incluido en el Código Penal en los títulos de amenaza y coerción, estableciendo que comete delito una persona que apunte un arma o use otros medios para amenazar a otra a cometer delito o a hacer, soportar o dejar de hacer algo, bajo tales circunstancias que la persona amenazada tenga motivos para creer que su seguridad personal o la propiedad de sí misma o de otra persona está en riesgo. La sanción es el pago de una multa y prisión de hasta dos años.

Estas amenazas ilegales no solo se hacen físicamente ya que también incluyen amenazas en línea.

En varios países se ha reportado un aumento de las “amenazas ilegales” a empleados que están encargados de exigir a clientes y usuarios el uso del cubrebocas. Lamentablemente en algunos casos las amenazas se han concretado y se ha reportado de choferes de transporte público asesinados por no permitir subir a un usuario, o guardias de seguridad lesionados por no permitir ingreso a algún local.

Más información yle.fi

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net