Mano con marihuana

 

Corte de Delaware desecha caso contra adolescente detenida por olor a marihuana en el vehículo en que viajaba

La Suprema Corte de Delaware, Estados Unidos, revirtió los cargos presentados a una adolescente detenida por no usar el cinturón de seguridad dentro de un vehículo, pero que fue imputada por portación de marihuana y cocaína cuando la policía olió marihuana dentro del vehículo.

El caso se refiere a Heather Juliano, el pseudónimo usado para identificar a una adolescente que cuando tenía 15 años fue detenida e imputada por la policía después de que entregó las drogas que llevaba consigo para evitar que le hicieran una exhaustiva revisión que implicaba desnudarse.

El vehículo en que viajaba con otras cuatro personas fue detenido porque no usaban el cinturón de seguridad. Cuando dos agentes detectaron olor a marihuana dentro del vehículo, detuvieron a todos los ocupantes y los llevaron a la estación de policía donde la adolescente entregó las drogas que había ocultado en su pantalón.

Por la posesión de marihuana y cocaína, Heather Juliano fue presentada con cargos de posesión agravada de cocaína, tráfico de drogas y posesión agravada de marihuana.

El asunto llegó hasta la Suprema Corte del estado para que se determinara si la detención por el olor a marihuana en el vehículo era causa probable para que los policías sospecharan que se habían cometido otros delitos. Es decir, si la detención y revisión fueron legales.

En la decisión del 10 de septiembre, el máximo tribunal de Delaware empezó por establecer que en ese estado no es ilegal la posesión de de marihuana para uso personal. La posesión de una pequeña cantidad de esta sustancia por menores de 18 años es un delito menor y para mayores de edad se trata de una infracción civil.

Por otro lado, el estado permite que se hagan detenciones sin necesidad de orden judicial si se sospecha que un delito se cometió en presencia de la policía y no se permiten las detenciones por infracciones civiles si no media una orden de por medio. Así, los adultos no pudieron haber sido detenidos por la policía por posesión de marihuana para consumo personal.

Las y los magistrados concluyeron que el olor a marihuana en el vehículo no establecía una causa probable de que la adolescente hubiera consumido marihuana cuando el vehículo estaba en movimiento y tampoco se encuentra evidencia suficiente de que la policía supiera que los ocupantes del vehículo fueran menores de 18 años para establecer la comisión de un delito. Asimismo, se concluyó que la policía no proporcionó evidencia suficiente de que los policías, al detenerla, tenían una creencia razonable de que la adolescente estaba en posesión de una cantidad de drogas más alta que la permitida en el estado.

“Bajo el conjunto de las circunstancias presentadas por el estado en este caso inusual, incluida la vaguedad de la descripción de los oficiales del olor a marihuana, el momento en que detectaron ese olor y la ausencia de cualquier otra observación indicativa de criminalidad, el arresto de Juliano fue irrazonable”, se lee en la opinión mayoritaria de la Corte Suprema de Delaware.

Si bien la portación de cocaína es ilegal en cualquier cantidad, los cargos en contra de la adolescente por este delito tampoco proceden porque la detención derivada del olor a marihuana fue ilegal y esa ilegalidad siguió a todas las actuaciones posteriores, incluida la entrega de las sustancias por la menor.

Este caso presenta otro ejemplo de la importancia de seguir el debido proceso desde la detención porque si no se hace en algún momento del proceso todo el caso se desbarata.

Más información abajournal.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net