Biblia

 

Dirección de Educación interpreta como predicación regalar a los alumnos en las escuelas ejemplares del Nuevo Testamento

Aunque la Ley de Educación no ha sido reformada en Noruega, la interpretación que la Dirección de Educación da a la disposición que distingue entre educar y predicar ha cambiado y, por lo tanto, ha pedido a todas las municipalidades que detengan el regalo de Biblias a los alumnos.

La Dirección de Educación, al exponer el cambio de directiva, señala que no se trata de prohibir la enseñanza de la Biblia en las escuelas, sino de detener la entrega de los ejemplares, porque regalar a los alumnos escritos y/o artículos religiosos puede considerarse una predicación.

La prohibición de predicar en las escuelas se hizo vigente en la Ley de Educación el 1º de enero de 2017 con la separación legal entre la iglesia y el estado en Noruega.

El cambio de interpretación de la disposición es resultado de una petición de la Asociación Humanista de Noruega que ha pedido que se reconsidere la larga tradición de entregar gratuitamente copias del Nuevo Testamento a los alumnos.

Al respecto, Lars-Petter Helgestad, vocero de la Asociación Humanista dijo que cuando se enseñe algún aspecto de la Biblia se deben usar las copias que las escuelas tengan en existencia. “Esto es fácilmente resuelto al usar el equipo del salón y no permitiendo a los misioneros entrar a los salones de clases.”

La entrega de Biblias, específicamente del Nuevo Testamento, en las escuelas es una tradición en Noruega y se desconoce exactamente cuántos ejemplares se entregan cada año a los alumnos. La organización Gideon, que entrega Biblias también en hoteles, prisiones y hospitales, estima que distribuye unos 15,000 ejemplares cada año en los estudiantes en las escuelas. Por su parte, la parroquia de la municipalidad Fjell reveló que en 2019 gastaron 60,000 coronas noruegas, poco más de US$ 6,900, regalando Biblias estudiantes de 5º de primaria.

La decisión se da a conoce días antes de la elección general y al respecto ya se manifestó el actual ministro de Infancia y familias, Kjell Ingolf Ropstad, líder del Partido Socialdemócrata, quien declaró al medio local NRK que “esto se ha hecho en las escuelas noruegas durante muchos años. Pienso que es bastante sorprendente que la Dirección pida ahora a las municipalidades que lo detengan”.

Para el ministro, el conocimiento de la fe cristiana es una parte importante del contenido educativo por lo que está bien entregar las Biblias a los estudiantes. Para él, esta acción no se puede considerar una predicación.

“Nadie obliga a los alumnos a leer la Biblia que les regalan”, declaró. “Si hay estudiantes que no quieren hacerlo, estoy seguro que no la leerán o la tirarán, y eso está bien.”

Noruega, al igual que otros países nórdicos, son profundamente cristianos, identificándose mucha de su idiosincrasia con esta religión. Por ejemplo, la confirmación se identifica no tanto como un acto religioso, sino como el paso de la infancia a la adultez.

Con la migración masiva de musulmanes que retaron varias de las costumbres radicadas en el cristianismo, como adornar con árboles de Navidad o celebrar Santa Lucía en las escuelas, la agenda política ha puesto la defensa del cristianismo como una protección a la nación.

En este sentido, incluso la Corte Europea de Derechos Humanos falló en 2011 que los crucifijos en las escuelas en Italia no son necesariamente un símbolo religioso sino de identidad cultural.

Más información lifeinnorway.net

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net