Planta de marihuana

 

Líderes de movimiento rastafari y de uso de cannabis piden en tribunales se elimine de plano prohibición de uso de la sustancia

Ante el Tribunal Superior de Windhoek, Namibia, se presentó una demanda para que se declare inconstitucional la prohibición de uso de marihuana, que todas las personas que están prestando sentencia por posesión de esta sustancia queden en libertad y las condenas sean borradas de sus antecedentes penales.

La demanda es presentada por Brian Jaftha, presidente de la organización Usuarios de Marihuana de Namibia y del Frente Unido Rastafari, y por Borro Ndungula, secretario general de Usuarios de Marihuana, representados por el abogado Kadhila Amoomo.

La acción legal presentada nombra como demandados al fiscal general de Namibia, al inspector general de la Policía, al ministro de Justicia y al ministro de Salud y Servicios Sociales.

Lo interesante es que esta demanda además de pedir que se declaren las leyes secundarias que prohíben todo uso y consumo de marihuana inconstitucionales, solicitan que toda mención al cannabis sea eliminada de la Ley de centros de rehabilitación y abuso de sustancias que producen dependencia de 1971 y en este sentido, al despenalizar el acto, que todos lo que actualmente están en prisión por este delito sean puestos en libertad y que se borre del historial penal de todos los sentenciados por posesión de cannabis este delito.

Los dos demandantes exponen que han sido imputados por cargos relacionados con el cannabis en Windhoek. Jaftha enfrenta dos cargos y Ndungula ocho, y declaran que han iniciado esta acción legal para ejercer su propio derecho a consumir dagga, marihuana, y en defensa de los cargos que están enfrentando, pidiendo que se ordene a la fiscalía detenga la persecución de sus casos. Dagga es una palabra usada en algunos países africanos para referirse a la marihuana y deriva de la lengua Khoekhoe.

Conforme con los dos demandantes, la penalización del cannabis “es irracional e injustificada e injusta” y viola varios de sus derechos constitucional, incluyendo el derecho a la dignidad humana, de igualdad y de vivir libres de discriminación, de privacidad, de justicia administrativa y de cultura y religión.

En la documentación legal presentada señalan que el uso del cannabis como tratamiento para varias condiciones médicas, como el asma, la presión alta, artritis y reumatismo, está bien documentado y que no hay un fundamento racional para su prohibición o clasificación como una sustancia peligrosa o dañina o como una sustancia que produce dependencia como la nicotina, el alcohol y los opiáceos.

“La prohibición se debe a la existencia de convicciones obsoletas, infundadas y falsas de la nocividad y de los efectos que producen dependencia del cannabis, motivados en parte por una agenda política racista actualmente inexistente”, se lee en la demanda.

Afirman también que la prohibición es “motivada por publicidad falsa y carente de ciencia” en apoyo de una conspiración global, corporativa y estatal, para controlar los mercados y negar a los ciudadanos el acceso a dagga como un recurso natural.

Para los rastafaris el consumo de marihuana, dagga o ganja, es parte del ritual religioso y tiene un uso sacramental. Reconociendo esta realidad, cuando en 2015 se despenalizó la posesión personal de marihuana en Jamaica, en la ley se contemplaron permisos especiales para los seguidores del movimiento rastafari para que fumen marihuana en público en sus lugares de reunión sin ser sancionados.

De momento, los organismos de gobierno namibios que han sido demandados no han respondido la demanda ni publicado comunicado al respecto.

Más información allafrica.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net