Árboles de cítricos

 

Agencia de Protección Ambiental anunció que se prohibirá definitivamente el uso de productos que contengan clorpirifós

El 18 de agosto la administración Biden en los Estados Unidos anunció que definitivamente prohibirán el pesticida clorpirifós usado en los cultivos de frutas y verduras y que ha sido vinculado a daños neurológicos en los niños y bajo peso al nacer. Se trata de una decisión que sigue a una sentencia dictada a finales de abril por la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito.

El clorpirifós es un insecticida que colapsa el sistema nervioso del insecto. Fue registrado por primera vez en 1965 y comercializado por Dow Chemical Company bajo los nombres comerciales Dursban y Lorsban. Inicialmente era usado en los hogares, pero a principios del 2000 la empresa que lo fabricaba acordó con la EPA retirarlo de jardines y usos residenciales salvo algunos casos como para matar hormigas o cucarachas, vendido en paquetes resistentes a los niños.

Otras marcas que contienen esta sustancia y que se comercializan en la actualidad son Hatchet, de Dow AgroSciences; Eraser, manufacturado por Integrated Agribusiness Professionals; y Govern, fabricado por Tenkoz.

Desde 2007 el Pesticide Action Network of North America y Natural Resources Defense Council (NRDC) solicitaron a la United States Environmental Protection Agency, Agencia de Estados Unidos para la Protección Ambiental, EPA, que se dejara de aplicar el pesticida, pero la Agencia estuvo negando su decisión hasta que obtuvieron una orden judicial que obligaba a EPA a tomar una decisión prohibiendo el insecticida o negar la solicitud.

Durante la administración Obama inició el procedimiento para prohibir el uso de este producto que científicos federales concluyeron que puede interferir con el desarrollo cerebral de fetos y bebés. Sin embargo, la administración Trump revirtió el proceso de prohibición y mantuvo vigente su uso.

En 2017 diversos estados, encabezados por Nueva York, se unieron a la demanda presentada por el Pesticide Action Network of North America y Natural Resources Defense Council (NRDC) en contra de la EPA por no haber prohibido el clorpirifós. Massachusetts, Maryland, Vermont, Washington y el Distrito de Columbia son otros estados que se unieron a esta demanda.

En la decisión de abril, la Corte de Apelaciones instruyó a la EPA a prohibir el uso del clorpirifós o explicar las razones científicas por las que no es peligroso. Frente a las evidencias científicas que muestran reiteradamente la peligrosidad de la sustancia, la EPA ha anunciado su prohibición.

Lo interesante es que la prohibición de esta sustancia no se hará conforme con el procedimiento usual por el cual EPA publica un proyecto de norma que queda abierta a comentarios públicos para que después de ese plazo la publique como norma definitiva. Esta vez, en vista de que desde hace diez años se conoce la evidencia científica que respalda el vínculo de la sustancia a lesiones cerebrales, la norma será publicada como definitiva sin admitir comentarios.

“Tomó mucho tiempo, pero los niños ya no estarán consumiendo alimentos contaminados con un pesticida que ocasiona discapacidades intelectuales de aprendizaje” declaró sobre la decisión Patti Goldman, abogada de la organización Earthjustice que firmó una petición al gobierno federal para que se procediera con la prohibición. “Clorpirifós finalmente estará fuera de nuestras futas y vegetales.”

Se calcula que con esta decisión el 90 por ciento del clorpirifós quedará fuera de los alimentos en los Estados Unidos. Cabe señalar que en México la sustancia sigue siendo utilizada.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net