Logo de McDonald's

 

Franquicia de McDonald’s en California llega a acuerdo con trabajadores para implementar medidas de seguridad por Covid-19

Esta semana se anunció que los trabajadores de un restaurante de McDonald’s en Oakland, California, llegaron a un acuerdo con el propietario en torno de la demanda que presentaron en mayo de 2020 por las malas condiciones laborales en medio de la pandemia que llevaron a un brote de Covid-19 en el local que alcanzó a familiares de los trabajadores y a sus comunidades.

Los trabajadores de este restaurante, en franquicia propiedad de Michael Smith, argumentaron en la acción civil que no se les entregó equipo de protección personal adecuada y que en lugar de cubrebocas o barbijos aprobados les entregaron unos hechos con pañales para perros o con filtros para café. Después de que se quejaron les entregaron cubrebocas adecuados, pero les dijeron que debían lavarlos y reusarlos hasta que estuvieran desgastados.

“Nos trataron como perros, dándonos pañales de perro para usar como cubrebocas. No somos perros”, declaró Angely Rodríguez Lambert, extrabajadora del restaurante y una de las demandantes.

Otras quejas expuestas señalaban que cuando un trabajador presentaba síntomas de la enfermedad, no les permitían salir, sino que se les obligaba a terminar el turno, lo que generó varios contagios.

Los trabajadores, que no están sindicalizados, decidieron en mayo de 2020 manifestarse tras lo que el restaurante fue cerrado. Un juez ordenó que no se abriera en tanto las autoridades del condado autorizaran la reapertura con la imposición de medidas suficientes de prevención. De esta forma el restaurante pudo volver a abrir en julio de 2020.

Conforme con las declaraciones al respecto, en el acuerdo el patrón se obliga a aplicar una serie de medidas de seguridad incluyendo la distancia social, el rastreo de contagios y políticas de permisos pagados por enfermedad. También obliga al comité de gerencia y trabajadores a reunirse mensualmente para discutir el cumplimiento de las medidas acordadas y revisar si otras son necesarias. Como es usual en este tipo de acuerdos, el propietario no acepta responsabilidad alguna por los hechos atribuidos.

Los abogados de ambas partes declinaron mencionar si el acuerdo incluye una compensación financiera. Los trabajadores solicitaron ser compensados por los gastos de atención médica en que incurrieron al enfermarse y los días que no pudieron laborar, ya por estar enfermos o por el cierre del local.

La demanda, que al haber generado un peligro de salud pública se presentó por alterar el orden público, no se presentó en contra del corporativo de McDonald’s. La abogada de los trabajadores, BJ Chisholm explicó que, aunque ellos creen que el corporativo tiene responsabilidad, decidieron no demandarlo porque consideraron que el asunto podía ser resuelto más rápidamente negociando directamente con el propietario de la franquicia.

Este local de McDonald’s no ha sido el único demandado por sus trabajadores. En el caso del restaurante de esta franquicia demandado en Illinois, el juez concedió como orden permanente que la gerencia se asegurara que los trabajadores no vacunados mantienen en todo momento la sana distancia y usan cubrebocas cuando esta distancia no es posible. En este caso las partes también llegaron a un acuerdo en el que la gerencia no admitió haber obrado de forma equivocada y no se concedió compensación financiera.

Sobre estas demandas, el corporativo declaró lo siguiente mediante comunicado: “Si bien estamos seguros de que cualquier conducta atípica como la que se alega en estas quejas no refleja lo que ha sucedido en general y continúa sucediendo en 14,000 locales de McDonald's en los Estados Unidos, estamos enfocados en garantizar que tengamos procesos claros y los recursos adecuados para promover la seguridad y el bienestar de los trabajadores y los clientes".

Los trabajadores de “primera línea” como los empleados en estos restaurantes, empacadoras de alimentos o supermercados, se convirtieron en indispensables durante los confinamientos, sin embargo, en muchas ocasiones se les dejó muy desprotegidos y ni siquiera se les concedió prioridad en la administración de las vacunas.

Más información nytimes.com

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net