Libros

 

Autoridades educativas de Pekín hacen efectiva prohibición de uso de libros de texto extranjeros en primarias y secundarias

Cumpliendo una orden de enero de 2020 del Ministerio de Educación, esta semana las autoridades educativas de Pekín anunciaron que quedan prohibidos todos los libros de texto extranjeros en los nueve niveles de la educación obligatoria que abarca la educación primaria y secundaria.

La disposición del año pasado del Ministerio de Educación se ha ido implementando poco a poco en todo el territorio chino. Se trata de una disposición que, según las autoridades, tiene el objetivo de elevar la calidad de la educación que se imparte en las escuelas, así como de proteger los derechos de autor de las editoriales extranjeras.

Conforme con esta disposición, las escuelas primarias y secundarias solo deben utilizar los libros de texto aprobados por las autoridades educativas conforme con los planes de estudios oficiales, sin alterarlos. Si las instituciones de bachillerato, vocacionales y escuelas de idiomas necesitan libros extranjeros para cumplir sus planes de estudio, se les pidió que usaran libros que han sido traducidos y que son distribuidos por editoriales chinas, los que, conforme con un Chu Zhaohui, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Educativas, no se consideran libros extranjeros.

La medida se dictó porque algunas escuelas, especialmente en la ciudad de Guangzhou, provincia de Guangdong, no solo usan libros extranjeros, sino que han adaptado a ellos los planes de estudio. Además, algunas editoriales nacionales cambiaron el contenido de los textos sin autorización y se ha llegado a entregar a los alumnos material fotocopiado lo que vulnera los derechos de propiedad intelectual de las editoriales que publican estos libros y podría implicar problemas legales.

El investigador Chu declaró que la medida del Ministerio garantiza en China la autonomía de la educación en lugar de seguir los planes de estudio extranjeros ciegamente.

En Pekín se anunció la implementación de esta prohibición en primarias y secundarias, estableciendo que en los bachilleratos el uso de los libros extranjeros debe ser de conformidad con las políticas nacionales y municipales.

Los libros de texto extranjeros son usados especialmente en las escuelas privadas para la enseñanza del inglés.

Esta disposición en materia de educación complementa la resolución dictada a finales de julio en la que se prohíben los cursos que impartan profesores radicados en el extranjero, una medida que afecta a miles de personas, especialmente a los dedicados a la enseñanza de idiomas.

Esta decisión se tomó por la preocupación de padres de familia sobre las calificaciones de los maestros extranjeros en plataformas educativas en línea y el gobierno explicó que pretenden reforzar la calidad de la educación que se imparte en China, particularmente por la inscripción masiva a cursos de idiomas durante la pandemia.

Resultado de esta decisión, este fin de semana la escuela de idiomas VIPKID, respaldada por Tencent, anunció que retiraban los cursos impartidos por maestros radicados en el extranjero y que quienes habían contratado estos cursos los terminarían, pero no podrían renovarlos. Esta empresa declaró que tiene una base de 70,000 profesores en América del Norte que ahora quedarán sin este trabajo que muchos prestan a medio tiempo.

Otras empresas hicieron el mismo anuncio en cumplimiento de la disposición, como 51Talk, otra empresa china de educación en línea, que declaró que tenía contratados a 20,000 filipinos para dar clases a jóvenes estudiantes chinos.

Más información globaltimes.cn

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net