Logo de WhatsApp

 

Investigan si negociaciones contractuales del gobierno británico con empresa se llevaron en mensajes privados

En el Reino Unido se siguen investigando los contratos que el gobierno ha firmado con diferentes empresas durante la pandemia de Covid-19. Esta revisión se está haciendo a instancias de la organización sin fines de lucro Good Law Project, GLP, y los recursos que ha presentado por la adjudicación de contratos.

La mira se ha puesto sobre los contratos de 85 millones de libras esterlinas celebrados con la empresa británica Abingdon Health por la compra de pruebas de anticuerpos. Presuntamente las negociaciones de estos contratos se llevaron vía mensajería privada.

Derivado de este litigio, el partido laboralista ha pedido a la Oficina de Información del Comisionado, ICO, que investigue todas las comunicaciones privadas que el gobierno sostuvo en estas negociaciones vía correo electrónico y servicios de mensajería, incluido WhatsApp.

La investigación se centra en James Nicholas Bethell, quien fue funcionario del Ministerio de Salud, encargado de las negociaciones con Abingdon.

A esta petición de los laboralistas, el ICO respondió que la investigación "incluye aplicaciones de mensajería como WhatsApp y cualquier otro canal privado que quede fuera de los sistemas corporativos de DHSC [Departamento de Salud y Asistencia Social]".

"Esto incluye examinar la retención, seguridad y eliminación de asuntos relevantes para el registro corporativo para garantizar que estos se hayan manejado de manera adecuada", señaló el organismo.

Sin embargo, ha trascendido por el testimonio de un abogado del gobierno que Bethell, Lord, que a principios de este año reemplazó su teléfono móvil y que no ha sido posible recuperar la información sobre las negociaciones con Abingdon, pese a los esfuerzos que se están haciendo para recuperar los mensajes por parte de la empresa de telefonía celular.

Sobre este particular, Abingdon Health declaró que puede confirmar que ninguno de sus ejecutivos envió ni recibió textos o mensajes por WhatsApp a Lord Bethell ni de ningún otro funcionario público: “Los teléfonos celulares del equipo de alta dirección de Abingdon Health no han sido reemplazados ni se han perdido y el equipo de alta dirección se complace en confirmar en evidencia jurada que ninguno de esos textos o mensajes de WhatsApp fue enviado o recibido.”

La empresa ha aprovechado para declarar que incluso no ha recibido del gobierno el pago por los bienes y servicios que se contrataron y que tienen facturas por un monto de 6.7 millones de libras esterlinas por pruebas que fueron entregadas a principios de año.

En el recurso que Good Law Project presentó en contra del gobierno por la firma de los contratos en los que señala que hubo trato preferencial, Abingdon Health está participando como tercero interesado "para garantizar que se disponga de información precisa durante el proceso".

"Es muy decepcionante que estemos atrapados en el fuego cruzado de una batalla por la transparencia y la rendición de cuentas, lo que ha significado que este [test de] diagnóstico rápido desarrollado y hecho por Gran Bretaña no se haya implementado sustancialmente aquí en el Reino Unido", dijo el director ejecutivo Chris Yates.

En otro de los recursos presentado por Good Law Project, en junio una juez del Tribunal Superior concluyó que el contrato adjudicado por la Oficina del Gabinete a una empresa encuestadora con vínculos con altos funcionarios del gobierno de Boris Johnson fue ilegal porque se adjudicó sin licitación pública.

Asimismo, Good Law Project presentó la semana una nueva petición de revisión judicial por otro contrato en el que intervino Lord Bethell por el cabildeo para el otorgamiento de contrato por 22.6 millones de libras esterlinas a la empresa Bunzl Healthcare por la adquisición de equipo de protección personal.

Más información theguardian.com/ marketwatch.com/ goodlawproject.org

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net