Mazo judicial

 

Juez en Zimbabwe registra indemnización adjudicada a empleado por despido injustificado en 2003

Esta semana una juez en Zimbabwe aceptó el registro de una indemnización adeudada a un exadministrador de la tenedora de acciones CFI Holding que fue despedido en 2003, pero cuyo despido se concluyó que fue indebido por la Suprema Corte en 2012.

El caso fue presentado por Andrew Machaya a un tribunal laboral. En primera instancia perdió el caso, pero apeló hasta que en 2012 la Suprema Corte de Zimbabwe concluyó que Andrew Machaya fue suspendido y luego despedido indebidamente porque los argumentos de mala conducta esgrimidos en su contra estaban en términos de un código de conducta que era inaplicable. Por este motivo, la Suprema Corte concluyó que el despido era injusto y ordenó su reinstalación.

La empresa, un holding en materia agrícola, se negó a la reinstalación y optó por pagarle una indemnización. El caso regresó a los tribunales y apenas en septiembre de 2020 el tribunal laboral adjudicó una indemnización de 177,048 dólares estadunidenses.

Esta indemnización debía ser registrada para lo que Andrew Machaya se presentó ante el Tribunal Superior pidiendo el registro y que así se convirtiera en una obligación civil para ser ejecutada. Sin embargo, la empresa se opuso al registro de la indemnización adjudicada.

CFI Holdings argumentó en contra del registro señalando que apelaría la decisión del tribunal laboral por haber calculado la indemnización en dólares estadunidenses.

Argumentó que la indemnización no podía ser ejecutada y, por tanto, no podía ser registrada por estar en violación de la ley ya que la cantidad fue calculada en dólares estadunidenses por una deuda que surgió antes de 2019. Declaró que cuando se dictó la sentencia hubo una reforma a la ley que establece que las cantidades deben ser establecidas en moneda local, el dólar zimbabuense, al tipo de cambio oficial.

El caso fue revisado por la juez Slyvia Chirawu-Mugomba que esta semana concluyó que los argumentos presentados por la empresa no eran suficientes para evitar el registro de la indemnización debida.

La juez concluyó que si se presenta una apelación, este proceso no suspende la decisión por lo que tampoco puede impedir el registro solicitado por Andrew Machaya y desechó el argumentos de CFI de que tal registro infringiría una política pública.

Sin embargo, la juez Chirawu-Mugomba dijo que el tema de la moneda en que se debe pagar la deuda es otro asunto que solo puede ser resuelto por la Suprema Corte en términos de la Ley de los Tribunales Laborales. Esto significa que, pese a que la deuda ha quedado registrada, Andrew Machaya tiene que esperar hasta que la Suprema Corte revise el asunto y decida si se debe pagar en moneda extranjera o local.

Han pasado 18 años desde el despido del peticionario y es momento en que no ha podido recibir lo que le es debido. Quizá a la empresa le hubiera resultado más económico pagar la indemnización que llevar el asunto a los tribunales durante tanto tiempo.

Más información allafrica.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net