Lingote de oro

 

Concluyeron las audiencias en la Suprema Corte del Reino Unido para definir el destino del oro venezolano

"Nos llevará algún tiempo considerar todos los argumentos para producir nuestro fallo, pero le permitiremos tenerlo tan pronto como podamos", dijo el presidente de la Corte Suprema, Lord Robert Reed, al final de la audiencia de tres días.

La disputa por las 31 toneladas de lingotes de oro con valor de casi dos mil millones de dólares que están almacenadas en el Banco d eInglaterra, inició en enero de 2019 cuando más de 50 países reconocieron a Juan Gerardo Antonio Guaidó Márquez como presidente legítimo de Venezuela. Una de las reacciones del gobierno de Nicolás Maduro, fue instruir al Banco Central de Venezuela (BCV) para solicitar la devolución del oro depositado.

Con ese fin el presidente del BCV, Calixto Ortega, y el entonces ministro de Finanzas, Simón Zerpa, viajaron a la capital británica a solicitar la devolución del oro y el Banco de Inglaterra les dijo: "No, nuestro gobierno (Reino Unido) reconoce a Guaidó (como presidente legítimo de Venezuela) y por eso no podemos entregarles el oro".

A mediados de mayo de 2020, el BCV acudió al Tribunal Comercial de Londres para demandar al Banco de Inglaterra porque no cumplía con su instrucción de vender parte del oro depositado allí y entregar los fondos al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para administrar la compra de suministros y equipos médicos para luchar contra la Covid-19.

Sin embargo, tras realizar consultas y escuchar también a los representantes legales de Guaidó, el Tribunal  concluyó que el Reino Unido reconoce a Guaidó como presidente de Venezuela.

"Cualquiera sea la base para el reconocimiento, el gobierno de Su Majestad ha reconocido inequívocamente a Guaidó como presidente de Venezuela", señala el fallo, agregando que la justicia y el gobierno británicos deben compartir la postura de quién es el líder del país sudamericano.

Los representantes del BCV apelaron la decisión y el Tribunal de Apelación revirtió la decisión para que el Tribunal Comercial realizara una investigación fáctica detallada para determinar si el gobierno británico reconoce que Maduro sí continúa ejerciendo poderes de facto de jefe de estado y gobierno en Venezuela.

El Tribunal de Apelación destaca que, aunque en una declaración política el entonces secretario de Asuntos Exteriores británico, Jeremy Hunt, reconoció a Juan Guaidó como "presidente interino constitucional de Venezuela hasta que se puedan realizar elecciones creíbles", "de facto" el gobierno británico trata con el gobierno de Maduro, con el que mantiene relaciones diplomáticas.

El caso finalmente llegó hasta la Suprema Corte, que realizó audiencias esta semana sobre el caso, para escuchar las distintas posiciones y llegar a una decisión.

Pese a que los cinco jueces había previsto cuatro días de audiencias en este caso de gran tecnicismo jurídico, basado en la interpretación de la ley, sin expertos ni testigos, para el miércoles habían oído todos los argumentos.

Los magistrados escucharon al abogado del ministerio británico de Relaciones Exteriores reafirmar que el gobierno reconoce a Guaidó como presidente encargado de Venezuela “a todos los efectos”. “Maduro, en cambio, no es reconocido a ningún efecto (...) ni respecto a sus actos en Venezuela ni respecto a sus actos en el plano internacional”, subrayó Sir James Eadie.

Los abogados del régimen chavista se esforzaron por persuadir a los jueces de que “este caso se refiere esencialmente a asuntos internos de Venezuela” donde el poder de facto está en manos de Maduro.

Para que el máximo tribunal del Reino Unido emita una sentencia sobre el caso pueden pasar meses.

El que un país tenga depositadas sus reservas de oro en el Reino Unido o inclusive en Estados Unidos es una estrategia común. Los bancos centrales de 30 países almacenan ahí sus reservas nacionales del metal ya que aseguran medidas de protección, de seguridad y de tecnología para impedir el robo, y de darse el caso, los bienes están asegurados.

Un quinto del oro de los gobiernos del mundo se encuentra en Londres y la razón es simple: la capital británica es el centro mundial del comercio del metal precioso.

De hecho, el Banco de Inglaterra es el segundo mayor poseedor de oro en el mundo, con aproximadamente 400, 000 lingotes, sólo superado por la Reserva Federal de Nueva York.

Más información sputniknews.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net