Manos de adulto y bebé

 

Máximo tribunal alemán concluye que bajo ciertas circunstancias, el donador de semen tienen derechos de convivencia

La Corte Federal de Alemania, Bundesgerichtshof, BGH, concluyó recientemente que los hombres que han donado material genético para la procreación de un hijo tienen derecho de convivencia con el menor bajo ciertas condiciones.

El Tribunal resolvió el caso presentado por un hombre que en 2013 aceptó donar semen a una mujer a la que conocía para procrear un hijo. Este hijo, sin embargo, no fue reconocido por él como padre y en su lugar fue adoptado por la esposa de la madre biológica.

Desde el nacimiento, el donador tuvo contacto con el hijo, siempre supervisado por alguna de las madres. Cuando en 2018 manifestó su deseo de estar tiempo a solas con el hijo las madres se negaron y poco después terminó todo contacto.

El hombre llevó el caso a los tribunales, pero tanto el Tribunal de Distrito de Tempelhof-Kreuzberg como el Tribunal Superior de Berlín fallaron en su contra estableciendo que no tiene derechos de convivencia.

La Corte Federal, sin embargo, opina de forma diferente estableciendo que cuando el donador es de la esfera privada de la madre biológica tiene derecho de convivencia no así si se trata de un donador de un banco de semen.

Para la Corte, el derecho del donador de la esfera privada de la madre se equipara al derecho de un progenitor biológico cuyo hijo ha sido legalmente adoptado por el cónyuge del otro progenitor biológico, en cuyo caso no se niega el derecho de convivencia, siempre, que, según el Código Civil, haya "mostrado un interés serio en el niño" y "el contacto sirva al interés superior del niño".

Con esta decisión el caso regresa al Tribunal Superior de Berlín que tendrá que decidir si permite la petición de este hombre de recoger al niño del colegio una vez cada quince días y pasar la tarde con él sin supervisión de las madres. Para tomar esta decisión el tribunal deberá escuchar la opinión del menor que ahora tiene 7 años.

En materia de fertilización, la Corte Federal de Alemania ha tomado interesantes decisiones. En 2015 concluyó que un hombre infértil que preste su aprobación para que su pareja sea inseminada con semen donado, es responsable de los gastos de manutención del hijo, asemejando dicha aceptación con la paternidad biológica.

El caso se presentó respecto de un hombre que, pese a estar separado de su esposa, aceptó la inseminación de ella y estuvo presente durante el embarazo, parto y los primeros meses de vida del hijo para después arrepentirse de la decisión y dejar de pagar la pensión alimenticia.

En otra decisión, en 2016 este mismo tribunal negó a un hombre el reconocimiento de paternidad de embriones congelados que estaban en Estados Unidos, concluyendo que solo se puede reconocer la paternidad una vez que la persona ha nacido. En este caso se buscaba que al nacer los hijos de una madre subrogada se reconociera de forma automática la paternidad sin necesidad de un procedimiento de adopción.

Sobre el reconocimiento automático, el gobierno está proponiendo reformas a la legislación civil para conceder automáticamente el reconocimiento de maternidad a la esposa de la madre biológica del menor, sin que tenga que ser adoptado.

Más información Spiegel.de

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net