Logo de YouTube

 

Youtuber australiano demandado por difamación por político agradece donativos de fondos para defensa legal

La prensa occidental suele acusar a Tailandia de usar la ley que castiga la difamación como un poderosos medio para callar la crítica y la oposición, pero omiten decir que en Australia esta figura jurídica también es muy usada, cada vez con mayor frecuencia por los políticos, para los mismos fines. Este año las demandas de políticos por difamación han ganado titulares; esta semana la que presento el viceprimer ministro de Nueva Gales del Sur en contra de un youtuber.

Se trata de la demanda que en mayo presentó en una corte federal John Barilaro, funcionario de Nueva Gales del Sur, en contra de Jordan Shanks-Markovina quien se presenta en YouTube con el nombre de Friendlyjordies.

La demanda se centra en dos videos publicados en el canal de YouTube de Friendlyjordies en septiembre y octubre en los que Shanks-Markovina, de 31 años, hace objeto de sátira al político. En el primero lo imita con un fuerte acento italiano que el político calificó de “muy ofensivo”, y en el segundo, filmado en una propiedad de Barilaro listada en Airbnb, lo acusa de corrupción y de vandalismo ecológico.

La ofensiva del político no ha quedado en la demanda por difamación sino en la acusación que presentó en contra del productor del canal de YouTube de Shanks-Markovina, el estudiante de música Kristo Langker, quien fue arrestado en junio por dos cargos de acoso con la intención de causar daño físico o mental al político. Este presunto acoso lo cometió Langker en lugares públicos cuando se acercó al viceprimer ministro y los dos eventos quedaron documentados en video en el canal de Friendlyjordies.

Jordan Shanks-Markovina y Kristo Langker están siendo representados en sus respectivos casos por el despacho de abogados Xenophon Davis que este jueves comunicó que 1,060,300 dólares australianos han sido depositados a la cuenta de la firma.

“Los fondos cubrirán los gastos legales de defensa de la demanda de difamación presentada por el señor Barilaro en contra del fundador del canal de YouTube Friendlyjordies, Jordan Shanks, y la defensa de los intereses de su productor Kristo Langker y su familia seguido de su controvertido arresto”, se lee en el comunicado de prensa publicado para hacer saber a los más de 24,000 donadores que el dinero que han depositado a favor de Shanks y Langker está siendo efectivamente usado en la defensa legal de los casos.

El abogado Mark Davis aseguró también que “todos los abogados que trabajan en esto se han comprometido a hacerlo a tarifas reducidas o donando parte de sus honorarios”.

Agradeciendo a sus donadores, Jordan Shanks dijo que “nunca olvidaremos esta generosidad”. Agregó: “Hemos recibido más de 24,000 donativos individuales, eso es más que la gente [que] primero votó por John Barilaro para el Parlamento. Sabemos que el público está de nuestra parte en esta batalla.”

Entre los donadores está el ex primer ministro de Australia, Kevin Rudd, quien abiertamente ha apoyado al youtuber.

El caso de Kristo Langker tiene audiencia para el próximo mes y el de difamación a finales de julio. Al respecto se sabe que los abogados han presentado las defensas de la verdad, la verdad contextual y opinión honesta, previstas en la ley australiana de 2005.

La defensa de la verdad se presenta cuando el acusado puede probar que las imputaciones difamatorias de las que se queja el demandante son sustancialmente verdaderas.

La defensa de la verdad contextual tiene dos elementos: Primero, requiere que el contexto en el que aparecieron las imputaciones difamatorias contenga otras imputaciones sustancialmente verdaderas. En segundo lugar, las imputaciones difamatorias ya no dañan la reputación del demandante debido a la verdad sustancial de las imputaciones contextuales.

Finalmente, en la defensa de la opinión honesta se prueban tres cuestiones: primero que las declaraciones imputadas son una expresión del acusado más que una declaración de hechos; que la opinión relacionada es un asunto de interés púbico; y, que la opinión se base en material adecuado.

Este año han pasado por los tribunales australianos por lo menos otras dos demandas por difamación de políticos de alto perfil, una de Christian Porter, ex fiscal general de Australia, y actual ministro de Industria, Ciencia y Tecnología, señalado de haber violado hace años a una joven de 17 años y la otra del ministro de la Defensa en contra de un activista por el contenido de un tuit.

Más información smh.com.au / hobartlegal.org.au

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net