Esposas

 

Para evitar aprobación de ley electoral, legisladores demócratas abandonaron Texas y el gobernador dijo que ordenará su arresto

El enfrentamiento entre republicanos y demócratas en los Estados Unidos por la legislación electoral llegó a un punto álgido esta semana cuando legisladores demócratas del estado de Texas abordaron dos jets para viajar a Washington D.C. y así evitar quorum en la legislatura local para la aprobación de una ley que restringiría el derecho de voto de los texanos con lo que se pavimentaría el camino de los republicanos a victorias casi seguras.

El sistema electoral en los Estados Unidos es muy complicado porque no es materia federal sino que cada estado tiene sus propias reglas lo que complica más la situación. Además existen figuras como el filibusteo y lo que se conoce como gerrymandering, la demarcación de los distritos electorales según voto, que tienden a favorecer al llamado Good Old Party, GOP, el Partido Republicano, por la existencia del famoso colegio electoral, entre otros.

Esto significa que aun en las elecciones presidenciales, que son federales, en cada estado votarán los ciudadanos a los que las leyes locales concedan este privilegio y sus votos serán validados por consejos electorales que se conforman como las leyes locales dispongan lo que significa que no siempre cada voto cuenta. Hay estados cuyas reglas para permitir el voto son más amplias que otros y el racismo y la discriminación también se ven reflejados en estas reglas. En términos generales, los estados “azules”, demócratas, como California, tienen reglas más amplias que los estados “rojos”, republicanos, como Texas.

En Texas, el gobernador republicano Greg Abbott, presentó al Congreso local, de mayoría republicana, una ley que limitaría el derecho al voto al prohibir casillas electorales abiertas las 24 horas y limitar en tiempo el voto por correo. De primera instancia en México podemos ver estas reglas como muy amplias, pero si tomamos en cuenta que en Estados Unidos los días de elección son los martes, días laborales, y que los patrones no suelen ser tolerantes con los empleados que salieron a votar, las reglas son importantes y limitarlas limita el voto de muchos trabajadores de bajos ingresos que son mayoritariamente negros e hispanos.

Frente a la imposibilidad de detener una ley que limita mucho el derecho democrático de los ciudadanos, la mayoría de los legisladores demócratas decidieron abandonar el estado para que no se pueda establecer el quorum necesario de dos terceras partes de los legisladores presentes para discutir y aprobar, en su caso, leyes. Así, partieron a Washington D.C. en donde planean estar hasta el 9 de agosto, fecha de clausura de la actual legislatura. Dicen que usarán este tiempo para cabildear una ley federal electoral, lo que se antoja muy difícil que ocurra por lo menos en el corto plazo.

Lo interesante de este asunto, desde el punto de vista legal, es que han salido de Texas para no ser arrestados. Y la gran pregunta es si pueden ser arrestados y encerrados en el Capitolio (congreso local), hasta que se vote la ley y la respuesta es que sí, conforme con las Reglas de la Cámara de Representantes de Texas de la 87ª legislatura que disponen que: “Todos los ausentes que no tengan excusa suficiente podrán, por orden de la mayoría de los presentes, ser llamados y arrestados, dondequiera que se encuentren, por el sargento de armas o un oficial designado por el sargento de armas para ese propósito y su asistencia será asegurada y retenida.” Esto según información de la estación khou.com de Houston, Texas.

Aunque el gobernador Abbott declaró que ordenará el arresto de los legisladores, la realidad es que él no tiene la facultad de ordenarlo, sino los legisladores, particularmente el líder republicano Dade Phelan quien este lunes declaró que “usará todos los recursos disponibles bajo la Constitución de Texas y las Reglas de la Cámara aprobadas unánimemente para asegurar el quorum.”

Ahora bien, el quid es que los rangers o sargentos de armas texanos solo tienen jurisdicción dentro del estado y, aunque pueden pedir cooperación de la policía de otros estados, tratándose de un tema político tan delicado como este es poco probable que soliciten este apoyo.

Si los legisladores demócratas se sostienen y regresan hasta el cierre de la legislatura, probablemente su detención y retención en el Capitolio no tenga mucho sentido y, aparentemente, no hay ninguna otra sanción que se les pueda aplicar, salvo investigar si el viaje lo hicieron con recursos públicos o personales. Al final del día se trata de un tema político que interesa a los texanos en lo particular y a los estadunidenses en lo general, pero que a nosotros nos deja ver hasta qué punto el sistema que se hace llamar el más democrático del mundo es, en realidad, democrático si las decisiones electorales se toman valiéndose de lagunas legales y complicadas leyes que limitan el derecho al voto y, a veces, lo invalidan.

Parecería ser que se está dando la última pelea por sostener un sistema que está colapsando.

Más información Khou.com / deseret.com

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net