Estatua de la Justicia, Dublín

 

Suprema Corte de Japón, resuelve la posesión de las cenizas de líder de peligrosa secta, ejecutado en 2018

La Sala Número 3 de la Corte Suprema de Japón, presidida por el magistrado Tokura Saburo, desechó la apelación presentada por familiares de Shoko Asahara, fundador de la secta clasificada como organización terrorista Aum, y autor intelectual del ataque con gas en el metro de Tokio de 1995, confirmando la decisión de entregar las cenizas de este hombre a su segunda hija.

Shoko Asahara, cuyo nombre de nacimiento era Matsumoto Chizuo, fundó en 1984 una escuela de yoga que pronto evolucionó a un culto que el 20 de marzo de 1995 ejecutó el ataque con gas sarín en el metro de Tokio, ocasionando la muerte de 13 personas y lesionando a otras 54. Asahara fue detenido en mayo de ese año. Varios de sus seguidores fueron detenidos también en diferentes operativos y bajo diferentes cargos. Aum ahora es conocido como Aleph y sigue estando clasificada como una organización terrorista.

Asahara fue sentenciado a pena de muerte en 2004 y en julio 6 de 2018 fue colgado junto con otros seis seguidores. Desde entonces sus cenizas permanecen en el Centro de Detención de Tokio, donde se efectuó la ejecución, por el enfrentamiento suscitado entre la viuda e hijos por la posesión de las cenizas.

Originalmente Asahara dejó sus cenizas a su cuarta hija, una mujer que hoy tiene 31 años y que rompió vínculos totalmente con la organización y declaró que esparciría las cenizas en el mar. Sin embargo, la segunda y tercera hija presentaron controversia diciendo que su padre no pudo haber hecho tal declaración en pleno ejercicio de sus derechos porque tenía dificultades de comunicación mientras esperaba la ejecución.

La viuda de Asahara también presentó controversia para que se le adjudicara a ella la posesión de las cenizas.

El proceso se llevó a puerta cerrada y sin mediar explicaciones, en septiembre de 2020 la Corte de Distrito de Tokio adjudicó las cenizas a la segunda hija. La decisión llamó la atención porque antes el ministro de Justicia se había declarado inclinado a entregar las cenizas a la cuarta hija. La decisión fue apelada por la cuarta hija, la viuda y un hijo.

En marzo la decisión fue sostenida por el Tribunal Superior de Justicia de Tokio, pero los familiares volvieron a apelar el caso que esta semana volvió a ser confirmado por la Suprema Corte lo que significa que ya no hay más recursos disponibles.

Por tratarse del fundador de una organización terrorista que sigue en activo, la entrega de las cenizas se ha manejado como un asunto de seguridad nacional pues los seguidores pueden crear un sitio de culto dependiendo del lugar en donde se depositen.

Una situación semejante se presentó en Estados Unidos donde cuatro personas se presentaron para reclamar los restos de Charles Manson quien falleció en la prisión en noviembre de 2017 después de que se conmutara la sentencia de pena de muerte. En marzo de 2018 el cuerpo congelado de Manson fue entregado a su nieto.

En la década de los años 60 Manson fue líder de una banda de jóvenes que en la noche del 9 de agosto de 1969 entraron a la casa del cineasta Roman Polanski y asesinaron a su esposa, Sharon Tate, con ocho meses de embarazo, y a otras cuatro personas que se encontraban en la casa.

Por estos homicidios y el de otro músico, Manson fue sentenciado a la pena de muerte. Sin embargo, en 1972 la Suprema Corte de California declaró la inconstitucionalidad de la pena de muerte en el estado por lo que la sentencia de Manson y sus seguidores cambió en 1977 a cadena perpetua con posibilidad de salir libres bajo palabra.

Más información nnk.or.jp / kyodonews.net

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net