Símbolos de salud

 

Juez federal en Texas desechó la demanda presentada por personal de hospital que se niega a recibir vacuna Covid-19

El juez de la Corte de Distrito de los Estados Unidos del Sur de Texas, Lynn N. Hughes, desechó el sábado una demanda presentada por varios trabajadores del Hospital Metodista de Houston, recurriendo la regla que hace obligatorio que el persona reciba la vacuna contra el Covid-19.

Los demandantes estaban representados por la enfermera Jennifer Bridges quien exponía en la demanda que las vacunas que están disponibles en los Estados Unidos son experimentales y peligrosas.

Además de la demanda, el 7 de junio, fecha límite establecida para recibir la vacuna, los trabajadores inconformes marcharon afuera del hospital exigiendo que se anulara la regla de obligatoriedad de la vacuna aprobada en abril por el hospital . Durante esta marcha, la enfermera Bridges dijo que la falta de aprobación completa de la FDA, Food and Drug Administration, de las vacunas es una justificación para rehusar la vacuna. A este argumento que muchos han opuesto, la FDA ha señalado que los estudios y ensayos clínicos muestran que las tres vacunas aprobadas son seguras y que por ello concedió las autorizaciones de emergencia.

Como respuesta a la falta de cumplimiento de la regla del Hospital Metodista, el 8 de junio quedaron suspendidos 178 empleados y al conocer la decisión judicial han declarado que se terminará la relación laboral de estos empleados si no cumplen con la disposición a más tardar el 21 de junio.

El juez Hughes fue categórico sobre la demanda y estableció que la decisión del hospital es consistente con las políticas públicas. Al respecto, el organismo de gobierno Equal Employment Opportunity Commission emitió el año pasado una guía en la que permite a los patrones exigir a sus empleados la vacuna. Pese a esta guía no muchos hospitales lo han hecho, lo que parece fuera de lógica.

Sobre el argumento de que las vacunas son experimentales, el juez escribió que “los empleados del hospital no son participantes de un experimento humano”, y reprobó la alusión que se hizo de que exigir la vacuna era comparable a la experimentación médica durante el Holocausto.

“El [Hospital] Metodista está tratando de conducir su negocio de salvar vidas sin que les de el virus del Covid-19. Es una elección para mantener más seguros al personal, a los pacientes y a sus familiares”, escribió en su decisión el juez.

Al emitir la decisión, el juez recordó que la legislación laboral de Texas solo protege a los empleados de la terminación de la relación laboral cuando rehúsan cometer actos que acarreen sanciones penales, es decir, delitos. De esta forma, no vacunarse según la disposición del hospital es causal de despido justificado.

“Bridges puede libremente aceptar o rechazar la vacuna Covid-19, sin embargo, si la rechaza, simplemente necesitará trabajar en otro lugar”, escribió el juez rechazando también el argumento de que los empleados están siendo coaccionados.

Desechada la demanda, el abogado que representa a los empleados inconformes, Jared Woodfill, declaró que apelarán la decisión.

Es interesante contrastar las reacciones a las vacunas según los países. En México, donde hay una mayor cultura de vacunación, la pelea del personal de salud es ser vacunados lo antes posible para poder prestar sus servicios con mayor seguridad para ellos y sus pacientes. Y en Italia en marzo una juez concluyó en la legalidad de suspender al personal de hogares de ancianos que rechazaron la vacuna Covid-19, decisión importante que afectó al movimiento antivacunas en ese país europeo.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net