Uniforme de policía

 

En un caso disciplinario de la policía de Limburgo de Países Bajos, se inició proceso penal en contra de siete expolicías

La Fiscalía Pública de Limburgo, Países Bajos, anunció esta semana que han iniciado acciones legales en contra de siete expolicías y funcionarios del departamento de la policía de Limburgo por diversos delitos cometidos en las investigaciones y que terminaron por estropear diez investigaciones.

En 2019 el Departamento de Policía de Limburgo recibió información de mal comportamiento de funcionarios del equipo básico de Horst / Peel en Maas, lo que inició a una investigación de los mensajes e información de WhatsApp del sistema policial en los que se conocieron actos de acoso, comportamiento subversivo, intimidación, violación del secreto profesional, abuso de autoridad.

La investigación se centró originalmente en cuatro empleados que fueron suspendidos en abril de 2019 y se comisionó al equipo de Seguridad, Integridad y Quejas, VIK por sus siglas en neerlandés, a realizar una investigación disciplinaria en la que se concluyó que más policías y empleados estaban involucrados y otros cuatro empleados fueron suspendidos. Uno más fue notificado, pero no recibió suspensión. En total, la investigación se centró en 11 empleados, dos de los cuales ya no estaban en el equipo básico al inicio de la investigación, y se entrevistaron en total a 160 empleados.

Además del despido de los policías y funcionarios, en 2020 el Ministerio Público instruyó a la Dirección Nacional de Investigación Criminal para que iniciara una investigación penal sobre los posibles delitos cometidos. Esta investigación se ha completado y por ello la Fiscalía ha anunciado el inicio de las acciones penales.

Entre los actos que se han denunciado está el uso de la violencia en contra de los sospechosos, la presentación de reportes falsos, conducción de cateos o búsquedas ilegales en los domicilios de las personas y la fabricación de evidencia. Por estas situaciones, diez casos que ya se habían presentado por la Fiscalía tuvieron que ser desechados o no se pudieron ejecutar las sentencias o los sospechosos quedaron en libertad por faltas al debido proceso.

En octubre del año pasado, cuando se dieron a conocer los despidos de cinco de los agentes suspendidos e investigados, Inge Godthelp-Teunissen, jefa interina de la Unidad de Policía de Limburgo declaró: “Este tipo de comportamiento es inaceptable y esa es también la razón por la que estamos tomando medidas tan firmes. La sociedad para la que trabajamos debe poder contar con una fuerza policial confiable. Ese es uno de los pilares sobre los que construimos un Limburgo seguro”.

Antes de esto, en 2018, la policía de Limburgo acaparó titulares por haber logrado dar con el presunto responsable del homicidio de un niño en 1998, gracias a una amplia investigación que implicó el análisis masivo de ADN de los habitantes de Limburgo donde ocurrió el homicidio.

Aunque cuando se anunció el nombre del sospechoso no estaba detenido por estar desaparecido, la policía anunció que dieron con él gracias a la muestra de material genético de un pariente. El sospechoso fue aprehendido poco después en España y procesado por homicidio, secuestro y abuso sexual del niño. Quedó absuelto del homicidio, pero sentenciado a doce años y medio de prisión por los otros dos delitos.

Más información dutchnews.nl / politie.nl

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net