Imprimir
Templo cristiano

 

Por considerarla una organización extremista, en Rusia se han detenido y procesado a seguidores de los Testigos de Jehová

A finales de mayo seis personas de la iglesia cristiana Testigos de Jehová fueron sentenciados en Rusia por pertenecer a una organización prohibida por la ley. Recibieron sentencias de entre uno y seis años de prisión, aunque el delito implica una sentencia de hasta 11 años de prisión.

En Rusia solo hay cuatro religiones oficiales: cristianismo, judaísmo, islam y budismo. En 2016 se aprobó una ley que con el objetivo de combatir el terrorismo abarcó cuestiones religiosas para, supuestamente, combatir el yihadismo. Esta ley, conocida como Yarova por la legisladora que la impulsó, ha sido usada en contra de quienes practiquen alguna religión fuera de las cuatro oficiales de la Federación Rusa. Con fundamento en esta reforma legislativa, en 2017 se procesó a un maestro de yoga y a un misionero bautista estadunidense que quiso “evangelizar” a una conservadora comunidad rusa.

Conforme con una decisión de la Suprema Corte de Rusia de 2017, las actividades de los testigos de Jehová muestran “las señales de ser extremistas en su naturaleza, que implican la violación de los derechos y libertades humanos y civiles, el orden público y la seguridad pública", motivo por el cual se consideró una organización extremista.

Los testigos de Jehová fueron registrados legalmente durante el Imperio en 1913, pero por su oposición al servicio militar, durante el régimen estalinista sus seguidores fueron deportados a Siberia por cometer actividades anticomunistas. Desde que en 2017 quedó totalmente prohibida con la decisión de la Suprema Corte, se han realizado varios operativos para detener a sus seguidores, uno de ellos a principios de año en Moscú, cuando se detuvieron a 16 personas que están en espera de proceso.

Según el sitio web de la organización, 57 seguidores están actualmente en prisión, 28 han sido sentenciados a prisión y 37 permanecen bajo arresto domiciliario. Uno de estos sentenciados fue un pastor danés que en junio fue puesto en libertad anticipada.

Otro de los casos es el de Yury Temirbulatov, de 44 años, que ha estado detenido desde febrero esperando el inicio del proceso previsto para agosto. Sobre este caso declaró su abogado, Arthur Leontiev al Moscow Times: “Ahora estamos preparando un recurso constitucional para apelar la ampliación del plazo de detención ya que mi cliente fue diagnosticado con una enfermedad grave y podría tener cáncer de riñón.”

“Yury entiende que está en prisión debido a sus creencias y no porque haya hecho algo mal”, aclaró el abogado.

Para el abogado la decisión de la Suprema Corte de 2017 presenta contradicción con el artículo 28 de la Constitución rusa que, pese a la existencia de religiones oficiales, garantiza la libertad de creencias. “Si la lógica es aplicada, la Suprema Corte tuvo que haber decidido que a la par del proceso de liquidación de la entidad legal y de la prohibición de actividades engrupo de los testigos en general, se prohíbe esta creencia lo que se considera inconstitucional.”

Yaroslav Sivulsky, de la Asociación Europea de Testigos de Jehová, con sede en Bruselas, Bélgica, explica la situación de la siguiente manera: “Rusia cambió la ley de tal forma que significa que cuando algún experto prueba que una cierta declaración es, en su opinión, extremista y la corte coincide con esto, entonces hay responsabilidad penal”. De esta forma, “una persona puede ser sentenciada a prisión por el hecho de que considera que su religión es la única correcta, pero ¿qué religión no considera que es la única verdadera?”.

Más información themoscowtimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net