Imprimir
Taza de café sobre periódico

 

Inició en Australia el juicio de difamación presentado por un soldado que fue acusado de homicidios mientras estuvo en Afganistán

En un tribunal federal de Australia inició este lunes el proceso por difamación que presentó un condecorado soldado de élite en contra de cuatro medios australianos por la publicación de noticias según las cuales mató a un adolescente afgano, bebió cerveza de la pierna prostética de un soldado muerto y cometió varios homicidios más mientras estuvo comisionado en Afganistán.

Se trata del soldado Ben Roberts-Smith, quien ganó una medalla por sus servicios, pero que en 2018 fue referido a la policía federal por crímenes de guerra por el entonces jefe de las Fuerzas de Defensa, Mark Binskin. La fiscalía sigue analizando la presentación de cargos, y en noviembre de 2020 su nombre se filtró como uno de los soldados a ser investigados por ejecuciones de civiles o prisioneros en Afganistán. El anuncio de esta investigación fue realizado por el primer ministro Scott Morrison, reconociendo que en los cuerpos de élite del ejército hay, por lo menos, problemas de insubordinación que llevaron a la comisión de crímenes de guerra.

Cuatro medios australianos, entre ellos Sidney Morning Herald publicaron las noticias filtradas de que en 2012, Roberts-Smith disparó a la cabeza a un adolescente y que luego le dijo a un compañero que haberle disparado a esa persona “fue lo más bello que he visto.”

Además, se publicó que tras la ejecución de un soldado afgano bebieron cerveza de su pierna prostética y que mató a varios civiles, jactándose luego de ello. Además se publicó que en Australia abusó de una mujer con la que tuvo un romance extramatrimonial.

El soldado presentó la demanda por difamación alegando que las noticias son falsas y que esas publicaciones destruyeron sus perspectivas de negocios como orador, pidiendo por el “terrible daño ocasionado”, daños agravados además de la usual compensación por daños en casos de difamación.

Durante el inicio del proceso este lunes, el abogado de Ben Roberts-Smith, Bruce McClintock, hizo una larga exposición negando cada una de las acusaciones publicadas y señalando que solo un “ostentoso psicópata” podría haber cometido los actos que se atribuyen a su defendido a quien describió como un soldado excepcional. Dijo que los medios publicaron acusaciones falsas hechas por integrantes de las fuerzas armadas “que desarrollaron gran envidia” , en lo que algunos podrían llamar “síndrome de alta exposición”, tall poppy syndrome, un término que se explica en Wikipedia es usado en países como Australia y Nueva Zelanda de forma peyorativa “para describir un fenómeno social por el cual personas con méritos genuinos son odiadas, criticadas o atacadas a causa de que sus habilidades o logros que las colocan por encima de sus colegas o las distinguen de ellos.”

La defensa de los medios se basa en la verdad, una defensa judicial en casos de difamación en que se defiende que lo publicado son “hechos fácticos”, aunque el tribunal lo que se ocupa no es necesariamente de la declaración como “verdad”, sino de la "imputación" o "insinuación" que hace la declaración. Esta defensa la aplican a seis casos de homicidio publicados, aunque en mayo los medios retiraron otra acusación de la muerte de un civil no armado, que habían calificado de homicidio.

Se espera que este proceso dure diez semanas y muchas de las audiencias se realicen a puerta cerrada ya que ambas partes han citado a soldados que declararán bajo pseudónimos por razones de seguridad nacional.

De momento es incierto si este caso sí llegue hasta el final y no ocurra como en el caso que por difamación presentó en marzo el ministro de Industria, Ciencia y Tecnología de Australia en contra de una periodista y del medio de comunicación ABC por la noticia publicada en la que, sin dar a conocer su nombre, se mencionó que había una denuncia por violación en 1988 a una adolescente de 16 años.

Este proceso terminó el 31 de mayo cuando las partes llegaron a un acuerdo. El ministro anunció que este acuerdo había sido una derrota y humillación para ABC, aunque este lunes durante una audiencia en el Senado, el director del medio dijo que pese a los intentos previos del ministro de llegar a un acuerdo, solo acordaron pagar 100,000 dólares australianos por los gastos de mediación y que la nota editorial que se incluyó en el reportaje fue acordada por ambas partes y en ella ni la periodista ni el medio admiten haber faltado a la verdad, solo que “algunos lectores” pudieron haber interpretado mal la información. En pocas palabras llamó al ministro mentiroso.

Más información smh.com.au /shglawyers.com.au

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net