Chevron y la contaminación en Ecuador

 

En caso por desacato contra el abogado que ganó caso a Chevron en Ecuador, piden que juez se recuse por vínculos con la petrolera

En el proceso que se sigue por desacato en contra del abogado Steven Donziger, quien ganó un millonario caso a Chevron por contaminación en Ecuador, el abogado Martin Garbus pidió el 3 de junio que la juez Loretta Preska se recuse del caso porque “abandonó sus deberes hacia el público para crear un poderosa barrera protectora para Chevron.”

El caso es largo, pero podemos iniciarlo en febrero de 2011 cuando en Ecuador Chevron fue condenado a pagar 18 millones de dólares por daños al medio ambiente. Para tratar de evitar pagar la indemnización, Chevron sacó sus inversiones de Ecuador y demandó en Estados Unidos al abogado Donziger y a otros que llevaron el caso en su contra, acusándolos de asociación para delinquir, logrando que se emitiera una orden temporal de restricción para que los demandantes cobraran compensaciones para hacer cumplir cualquier decisión legal en contra de Chevron.

En el marco de esa demanda, en 2019 Chevron dijo al juez que el abogado había violado la prohibición impuesta, por lo que se le ordenó a presentar ante el tribunal su computadora y demás dispositivos electrónicos y otra documentación, a lo que el abogado se negó argumentando haber cumplido con la sentencia del caso bajo la Ley RICO. Aunque inicialmente el procurador se negó a presentar cargos en contra del abogado Donziger por desacato, el juez del caso, Lewis A. Kaplan, nombró a la abogada Rita Glavin como fiscal privado para perseguir el caso. La abogada trabajó en el despacho legal Seward & Kissel que ha representado a Chevron en varios casos.

El caso de desacato llegó al tribunal de la juez Loretta Preska quien en 2019 fijó una fianza de 800,000 dólares y ordenó al abogado a entregar su pasaporte por riesgo de que huyera del país y dictó arresto domiciliario, situación en la que ha estado el abogado desde hace más de un año y medio, cuando la sentencia máxima por el delito que se le persigue es de 6 meses de prisión.

Las audiencias de este caso iniciaron en mayo, después de 650 días de arresto domiciliario. El abogado está siendo representado por el abogado Martin Garbus, quien actuó como representante de Nelson Mandela y César Chávez y ha trabajado en casos en Ruanda, China y la ex Unión Soviética.

Durante el último día de audiencias, el abogado Donziger declaró a The Intercept: “Mis abogados me dijeron que estaba loco si testificaba, así que decidimos acortar el caso”, añadiendo que “no hay necesidad de seguir legitimando lo que es esencialmente una charada”.

Una “charada” con hechos que el abogado Garbus expone claramente en la carta en la que el jueves pidió a la juez Preska que se recuse. En esta carta se expone que, aunque no es un caso que involucre a Chevron, todo el proceso estuvo dirigido por la empresa, con abogados, jueces y un fiscal privado de Chevron “que deliberadamente retuvo evidencia sobre una variedad de cuestiones fácticas relacionadas con sus comunicaciones secretas con el juez Kaplan”.

Desde el inicio del proceso, el abogado Garbus expuso que “nunca ha habido un caso como este en toda la historia de los Estados Unidos”, una afirmación con la que está de acuerdo el abogado Charles Nesson, profesor de la Escuela de Derecho de Harvard, quien dijo que esta “es una historia de negación de un juicio con jurado”. “[Steven Donziger] ha sido efectivamente condenado e inhabilitado y más o menos declarado en quiebra sin un jurado. Y ahora está por ser condenado. Todo esto sin un jurado”.

El equipo de la defensa repetidamente ha señalado los vínculos de la juez Preska con Chevron como que ella es miembro de la Federalist Society, una organización conservadora legal, a la que Chevron ha financiado. Por el escrito de burla a la Federalist Society que hizo un estudiante de Derecho de la Universidad de Stanford, la universidad retuvo por unos días su derecho a titulación.

“Virtualmente cada vez que el equipo de Donziger presentaba objeciones, eran rechazadas”, dijo sobre el proceso Saúl Paz y Miño, director asociado de Amazon Watch, una organización para la protección del Amazonas y de las naciones indígenas. “Y casi cada vez que la fiscalía objetaba, Preska sostenía las objeciones.”

Están cumpliéndose las dos semanas del plazo para presentar los argumentos de cierre y después de ello se dictará sentencia. Pero el abogado Donziger conoce el resultado “Voy a ser condenado. Este no es un proceso justo”, declaró el 17 de mayo durante el último día de las audiencias de este proceso.

Muy probablemente la juez Preska no se recuse y, efectivamente, condene por desacato al abogado Donziger quien tendrá que esperar a la apelación para ver si su defensa se sostiene.

Más información theintercept.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net