Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 645
powered by social2s

En Valencia, España, un juez tendrá que valorar si es válida la inscripción al registro civil de un niño registrado por dos padres, o si uno de ellos debe tramitar la adopción del niño. Esta situación, que cada vez será más común en varios países del mundo, se presenta debido a las diferentes legislaciones en materia civil, en donde en unos países se permiten unos actos que otros prohíben. Específicamente en lo relativo al matrimonio entre personas del mismo sexo y su capacidad de hacer familia.

En España se permite el matrimonio entre personas del mismo sexo y que adopten niños, pero el Registro Civil no permite que se inscriban niños con dos padres y que, literalmente, no tengan madre, como es el caso que deviene de la subrogación de vientre, situación que viven los hijos del matrimonio valenciano referido.

Este matrimonio de hombres viajó a Los Ángeles en donde contactaron a una mujer que “alquilara su vientre” para gestar a los bebés, en este caso dos gemelos. Una vez que los niños nacieron, la madre subrogada renunció a ellos y el matrimonio pudo inscribirlos en el registro civil en California como hijo de ambos. Al parecer, las leyes de California, pese a que no regulan el matrimonio entre personas del mismo sexo, permiten la inscripción de niños con dos padres o dos madres, como si fueran hijos biológicos ya que la subrogación de vientre es una figura que es legal.

Cuando el matrimonio intentó inscribir a sus hijos en el consulado español en Los Ángeles, éste rechazó el registro por considerar que no se apegaba a derecho y que la información proporcionada era insuficiente. Pero al llegar a España la directora del Registro Civil aceptó la inscripción bajo el argumento de que “siempre es preferible proceder a dicha inscripción en nombre del interés superior del menor”.

Sin embargo ahora el propio registro Civil está impugnando la inscripción alegando que hay fraude documental pues no se presentó el nombre de la madre ni documentos que acreditaran la existencia de ésta ya que en España la subrogación de vientre al no estar regulada es ilegal y el registro exige por ley que se inscriba al menor con el nombre de una madre para establecer los derechos de filiación.

Las leyes españolas no están negando a este matrimonio a sus hijos, sino que solicitaron que uno de ellos los inscribiera como padre biológico y el otro procediera a la adopción de los niños, sin haber solicitado tampoco pruebas biológicas para demostrar la paternidad de alguno de ellos.

Pero estos padres se han opuesto a esta solicitud porque dicen que se pone en riesgo la seguridad jurídica de los niños el tiempo en que dure el proceso de adopción y han declarado que de fallarse en su contra en España acudirán hasta el Tribunal de Estrasburgo para defender el derecho de sus hijos a aparecer en derecho como hijos biológicos de ambos, por incongruente que suene, en una defensa de sus derechos de filiación. Argumentan que no es posible que en ciertos países puedan figurar como hijos de ambos y en España como hijos de uno solo.

Ciertamente el caso de estos padres valencianos no es el único en España y  ya debe haber casos parecidos en México, en donde habrán tenido que conformarse con el hecho de que el niño aparezca solo como hijo biológico de uno de ellos y estarán empezando a tramitar el proceso de adopción por parte del otro en el Distrito Federal, único lugar de nuestro país en donde se permite la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo.

Otro caso en donde la vida rebasó hace mucho a las leyes.

 

Fuente El País

 

www.miabogadoenlinea.net

 

powered by social2s