Madre con bebé

 

Cientos de británicas que fueron forzadas a entregar  sus hijos en adopción piden una disculpa formal del gobierno

Aunque en 2018 se presentó una moción en el Parlamento del Reino Unido para que el gobierno ofreciera una disculpa a las jóvenes madres que durante las décadas de los años 50, 60 y 70 fueron forzadas a entregar a sus hijos en adopción, tal disculpa no ha llegado por lo que otra vez estas mujeres están exigiendo esta disculpa formal.

Se trata de un fenómeno que fue frecuente en los años señalados en varios países como España, la República de Irlanda, Países Bajos, Australia, Argentina y que fue favorecido por la iglesia católica. Por estas adopciones forzadas los gobiernos de Australia e Irlanda ya han ofrecido disculpas formales a las madres.

El modo de operación era el mismo: jóvenes adolescentes solteras embarazadas eran ingresadas en hogares para madres para después quitarles a sus hijos y entregarlos en adopción a adinerados matrimonios cercanos a la iglesia o al gobierno. Estas casas para madres existieron en varios países europeos y en el caso particular de Irlanda en los últimos años se han conocido detalles de la cruel y denigrante forma en que trataron a estas jóvenes mujeres y a su hijos. En una casa para madres se encontraron cientos de cadáveres de bebés, fallecidos muchos de ellos por desnutrición.

Una de las víctimas de estas adopciones forzadas fue Ann Keen, exparlamentaria, ex ministra de Salud y secretaria privada del ex primer ministro Gordon Brown. Cuando a los 17 años quedó embarazada fue enviada a un hogar para madres en Swansea, Gales, donde nació su bebé con quien pudo estar solo ocho días antes de que se lo quitaran.

Además de que no la ayudaron con analgésicos en el parto, una vez que le quitaron al bebé la llevaron al baño para extraerle la leche diciéndole que ya no la iba a necesitar. “Me sentí tan humillada, sin dignidad ni derechos, nada, y solo tenía 17, así que solo, solo fui forzada a hacerlo,” recuerda Ann Keen, quien pudo reencontrarse con su hijo cuando él tenía 28 años.

Se estima que unas 250,000 mujeres británicas fueron forzadas a entregar a sus hijos en adopción. Algunas, como Ann Keen, han podido reencontrar a sus hijos, pero otras no e incluso muchas de ellas no tuvieron más hijos.

“Nunca me preguntaron si quería seguir con la adopción. Fue un hecho consumado”, declaró Jill Killington a The Observer hace tres años. Ella quedó embarazada a los 16 años en 1967 y nueve días después del parto le quitaron a su hijo a quien llamó Liam. “Esperaban que siguiera con mi vida como si nada hubiera pasado. Estoy segura de que esto ha tenido un impacto en mi vida. Hay un ciclo de dolor y enojo. Una especie de melancolía que está siempre ahí, en la parte de atrás de mi cabeza.”

En 2016 el cardenal Vincent Nichols de la iglesia católica para Inglaterra y Gales, ofreció disculpas por la aflicción causada a estas mujeres. “Tristemente para las mujeres solteras, la adopción estaba considerada en el mejor interés de la madre y del hijo”, dijo. Alrededor de150 instituciones de madres e hijos fueron administradas por organizaciones religiosas hasta 1976 cuando la responsabilidad de las adopciones pasó al gobierno.

“Actualmente, la adopción solo es considerada cuando no es seguro para un niño que permanezca con su familia biológica debido a abuso, violencia o negligencia”, declaró Sue Armstrong Brown, directora ejecutiva de la organización Adoption UK que proporciona ayuda y soporte a las familias adoptivas.

La disculpa formal se ha negado desde 2017 cuando el gobierno dijo que la “justificación era insuficiente” para presentar esta disculpa.

“Lo que sucedió a estas mujeres es muy doloroso e indefendible. Disculparse con ellas es la actitud correcta del gobierno”, dijo Sue Armstrong Brown.

Una disculpa formal podría parecer no muy importante como retribución del daño causado, pero no solo reconoce que se obró mal quitando responsabilidad a las víctimas, sino que abre las puertas para que se pueda pedir una indemnización al estado, probablemente por eso es la reticencia del gobierno británico a hacerlo. Esperemos que esta vez el primer ministro Boris Johnson conceda esta petición.

Más información theguardian.com

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net