Mazo judicial

 

Suprema Corte rechaza revisar petición de reo de ser ejecutado por fusilamiento, mientras en Arabia Saudita padre otorga perdón a homicida

La Suprema Corte de los Estados Unidos rechazó revisar la apelación de una persona en espera de ser ejecutada de cambiar el método de ejecución de la inyección letal a un escuadrón de fusilamiento. Se trata de una decisión en la que disintieron los tres magistrados liberales, pero de la que, como es usual, no se proporcionó el razonamiento.

La petición fue realizada por Ernest Johnson, un reo en el estado de Misuri condenado por la muerte de tres persona cuando en 1994 robó una estación de servicio. El método prescrito para la ejecución fue la inyección letal, pero el pidió que se cambiara por otro método porque la inyección le daría una muerte sumamente dolorosa. El listado de métodos propuestos por Johnson inició con el uso de gas nitrógeno, previsto en la ley del estado de Misuri, pero que nunca ha sido usado.

En un caso diferente presentado en 2019 ante la Suprema Corte en la que se pedía la ejecución mediante el uso de gas nitrógeno, la petición se rechazó con el argumento de que es “un método completamente nuevo, uno que nunca se ha utilizado para llevar a cabo una ejecución y no tiene un historial de uso exitoso”, según concluyó el magistrado Neil M. Gorsuch.

En su decisión el magistrado escribió que “un reo que busca identificar un método alternativo de ejecución no queda limitado a escoger entre los que se presentan en una particular ley estatal”, quedando claro que una alternativa es el pelotón de fusilamiento, como ya ha sido legislada en algunos estados, Carolina del Sur el más reciente.

          

Después de esta decisión, Ernest Johnson quiso corregir la petición para incluir en los métodos el pelotón de fusilamiento, pero la Corte de Apelaciones del Octavo Circuito rechazó la demanda señalando que la petición se presentaba muy tarde. Las posibilidades de tener una muerte menos dolorosa se han acabado con la negativa de la Suprema Corte de revisar este asunto.

En contraste con el sistema judicial de los Estados Unidos, se reporta que en Tabuk, una localidad en el norte de Arabia Saudita, un hombre perdonó al homicida de su hijo. En este caso, la condena del homicida, de quien se desconoce nombre y edad, había sido confirmada por los tribunales y estaba prevista para efectuarse el lunes de esta semana.

Awwad Sulaiman, el padre de la víctima, anunció que otorgaba el perdón a quien en una riña dio muerte a su hijo, antes de que fuera trasladado al sitio de ejecución de sentencias.

“Renuncié al derecho de ejecución [del homicida] por el bien de Alá Todopoderoso, con la esperanza de estar dando un buen ejemplo”, declaró el padre al periódico saudí Sabq. Además dijo que tampoco reclamará la llamada “deuda de sangre” o diyyah que es el resarcimiento económico que el responsable o sus familiares pagan por haber tomado la vida de una persona.

Según juristas de la Sharia, derecho musulmán, el Corán alienta el otorgamiento del perdón de tal forma que antes de que proceda la ejecución los familiares de la víctima deben estar bien informados que una ejecución es un acto en contra del alma y, por tanto, en contra de Dios. Por ello se permite que en lugar de ejecutar al responsable se fije un monto de dinero que será pagado en lugar de tomar su vida.

Con el otorgamiento del perdón, el Corán considera que se hace justicia sin necesidad de tomar una vida por otra y que la justicia final queda en manos de Dios. De esta forma, el responsable, una vez que pague la deuda de sangre o, como en este caso, cuando reciba el perdón, sale de la prisión y se reintegra a la sociedad.

Con estos casos recientes se pueden apreciar las diferencias en estos dos sistemas legales respecto de la pena de muerte.

Más información nytimes.com / gulfnews.com / cdn.penalreform.org

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net