Estatua de la Justicia, Dublín

 

Certificadora alemana deberá compensar a más de 2,700 víctimas de implantes de senos defectuosos

Más de 2,700 mujeres que presentaron el caso en contra de la empresa alemana TÜV Rheinland por haber certificado como seguros los implantes de senos vendidos por la empresa francesa PIP, recibieron una grata noticia este jueves cuando la corte de apelaciones que en Francia revisó el caso concluyó que TÜV es culpable de negligencia.

Se trata de un caso que inició en 2010 cuando personal de salud notó un elevado índice de ruptura de los implantes de senos de la empresa francesa Poly Implant Prothese (PIP), cuya seguridad fue certificada por TÜV.

TÜV Rheinland es una empresa que en su sitio web se define como “sinónimo de seguridad y calidad en prácticamente todas las áreas comerciales y de la vida. Fundada hace casi 150 años, la empresa es uno de los proveedores de servicios de pruebas líderes en el mundo… Los expertos altamente calificados de TÜV Rheinland prueban sistemas y productos técnicos en todo el mundo, respaldan las innovaciones en tecnología y negocios, capacitan a personas en numerosas profesiones y certifican sistemas de gestión de acuerdo con estándares internacionales. Al hacerlo, los expertos independientes generan confianza en los productos y procesos en las cadenas globales de valor agregado y el flujo de productos básicos.”

Los implantes PIP fueron usados por muchas mujeres y se calcula que afectaron a más 300,000 en varios países como Francia, Reino Unido, Alemania, Venezuela y Brasil. La empresa fue liquidada en 2010 y su fundador, Jean-Claude Mas, fue después sentenciado a cuatro años de prisión. Mas falleció en 2019.

Por los implantes defectuosos en Francia se fundó la asociación PIP Implant World Victims Association (PIPA) para demandar a TÜV por su responsabilidad. Esta organización es “un grupo de abogados y litigantes internacionales, especializados en casos de salud y negligencias médicas, en asociación con organizaciones de consumidores. Liderados por el abogado Olivier Aumaitre, defendemos los intereses de miles de víctimas de los implantes PIP. Gracias a nuestras acciones más de 22,000 mujeres ya han recibido compensación provisional.”

Las acciones legales en contra de TÜV por compensación, han sido presentadas en tiempos diferentes por PIPA. La primera demanda se identifica como TUV1 que representa a distribuidores y pacientes, muchas de ellas de América Latina.

Respecto de esta acción, en 2013, el tribunal mercantil de Tolón condenó a TÜV Alemania y a TÜV Francia a compensar a las distribuidoras y con 3,000 euros a cada una de las pacientes. Esta decisión, aunque había sido confirmada provisionalmente en 2014, fue anulada en 2015 por la Corte de Apelaciones de Aix-en-Provence por lo que el caso llegó a la Corte de Casación que en 2018 concluyó que existía evidencia de que TÜV no cumplió con sus deberes y regresó el caso a la Corte de Apelaciones, esta vez en París, la que esta semana falló a favor de las más de 2,700 pacientes.

En los casos identificados como TUV 2 y TUV 3, en 2017 el mismo tribunal mercantil de Tolón ordenó a TÜV a pagar 60 millones de euros o hacer pagos de 3,000 euros cada uno a las más de 20,000 pacientes que se unieron a la acción colectiva. La decisión fue apelada, pero en febrero de este año se confirmó esa decisión por la Corte de Apelaciones de Aix-en-Provence que concluyó que TÜV tuvo que haber notado “la obvia discrepancia entre la cantidad de gel comprado del único proveedor autorizado y el número de próstesis mamarias fabricadas.”

Sigue pendiente de resolución en el tribunal de Tolón una cuarta demanda que representa a otras 1,800 pacientes y, al parecer, se está preparando una quinta a la que todavía se pueden sumar víctimas.

Sobre la decisión de esta semana, la abogada de TÜV declaró a The Associated Press que la empresa “niega toda responsabilidad. La parte faltante aquí es la verdadera parte responsable, que es insolvente”, dijo en referencia a PIP.

Por su parte, el abogado Aumaitre declaró: “Estamos encantados con este resultado que pone un fin definitivo a todas las dudas sobre la responsabilidad de TÜV. Después de 10 años de espera y dura lucha, la certificadora alemana tendrá que compensar plenamente a las víctimas.”

Más información dw.com / pipaworld.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net