Persona firmando documentos

 

El gobierno español anunció un nuevo subsidio asistencial de protección por desempleo que entrará en vigor a partir de 2022 y que integrará a todos los subsidios existentes

Aunque las cifras demuestran que el mercado laboral de España se está recuperando de los daños generados por la pandemia, con 39,012 personas que en abril encontraron empleo y mayor afiliación a la Seguridad social con 134,396 nuevas personas cotizando, aún está cerca la barrera de los 4 millones de desempleados.

Por primera vez en cinco años se alcanzaron los 4 millones de personas en paro en febrero. Actualmente con cifras al mes de abril hay 3,910,628 personas sin empleo.

Ante este panorama el Ministerio de Trabajo y Economía Social propone en la reforma 10 del componente 23 del Plan de Transformación, Recuperación y Resiliencia, la simplificación y mejora del nivel asistencial, unificando todos los existentes en uno sólo.

"La reforma va dirigida -según señala el documento- a sustituir el nivel asistencial de protección por desempleo, regulado en la Ley General de Seguridad Social y en los programas de Renta Activa de Inserción (RAI) y Subsidio Extraordinario por Desempleo (SED), integrándolos en una nueva prestación, complementaria de la protección contributiva, que proteja la situación de transición al empleo".

El sistema asistencial o las ayudas en España, como las que reciben las personas entre los 30 y 55 años, pueden ser prestaciones contributivas, que están vinculadas a la cotización por un año a la seguridad social, o los subsidios por desempleo, para aquellos que hayan cotizado menos de un año. A estas se suman otras modalidades que protegen situaciones específicas junto a modalidades creadas para atender situaciones de carácter excepcional.

La integración de las modalidades se hará en forma coordinada con el desarrollo del Ingreso Mínimo Vital, creado en 2020, que tiene como objetivo proporcionar protección mínima para todos los ciudadanos en situación de vulnerabilidad económica y social, que incluye a los desempleados de larga duración que hayan agotado sus prestaciones contributivas y asistenciales.

La reforma establece como población objetivo aquellas personas que ya agotaron la prestación contributiva y continúan desempleadas y aquellas que acreditan más de seis y menos de doce meses cotizados, por lo que no tienen derecho a la prestación contributiva.

El objetivo es ampliar la protección por desempleo aumentando la duración de los subsidios y eliminando lagunas en los programas actuales, simplificando a la vez el sistema al reducir las figuras que lo componen.

La duración de la ayuda dependerá de la edad, situación familiar y la duración de la prestación agotada, pero también estará vinculada al compromiso de cumplir con un programa Personalizado de Empleo. También se busca que la prestación sirva de transición hacia la protección social, cuando la persona beneficiaria no se reincorpore al mercado laboral y se encuentre en situación de vulnerabilidad.

El Ministerio espera que el nuevo subsidio único por desempleo entre en vigor a partir del 1 de junio de 2022, que podría alcanzar un monto de 452 euros mensuales.

Mientras se da la unificación, el sistema con los distintos tipos de ayudas en España continuará vigente.

Más información lainformacion.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net