Esposas

 

Fiscalía japonesa corre contra reloj para presentar cargos a modelo de 25 años que presuntamente mató a esposo de 77

En un caso que ha generado mucha expectativa, la fiscalía japonesa tiene hasta el 19 de mayo para presentar cargos en contra de Saki Sudo, una joven de 25 años sospechosa de haber asesinado a su millonario esposo de la tercera edad. De no presentar cargos formales, tendrán que ponerla en libertad.

Saki Sudo se casó en febrero de 2018 con Kosuke Nozaki, de 77 años, un multimillonario que hizo fortuna con una empresa de venta de bebidas alcohólicas. En 2016 generó mucha atención porque en su autobiografía, en la que se nombró “el Don Juan de Kishu”, nombre con que se conocía la prefectura de Wakayama donde vivía, dijo que había dado más de 3 mil millones de yenes a 4,000 mujeres, más de 27 millones de dólares.

En 2018, en la actualización de este libro, escribió que había conocido a Saki Sudo, quien se presentó como una modelo, y que se habían casado con la promesa de él de entregarle una mensualidad de 1 millón de yenes, esto es, más de 9,000 dólares.

Tres meses después de la boda, Nozaki falleció bajo circunstancias que apuntan a un homicidio, pero que no ha podido ser calificado como tal por la falta de testigos. La autopsia reveló una alta concentración de drogas.

Antes de la muerte, la única persona que estaba con él era Saki Sudo pues la persona encargada del servicio doméstico había salido. Esta falta de testigos evitó que la joven, entonces de 22 años, fuera arrestada. Sin embargo, tres años después, el 28 de abril, fue detenida en su residencia en Tokio y trasladada a Tanabe en la prefectura de Wakayama, donde falleció Nozaki.

La detención parece obedecer al anuncio que en enero de este año hizo la viuda de mudar su residencia a Dubái y que fue publicada por un tabloide, supuestamente con más evidencia del homicidio.

La fiscalía cree que Saki Sudo proporcionó las drogas a su esposo con la esperanza de heredar sus bienes. Antes de morir, el septuagenario había anunciado que entregaría su fortuna de 1,300 millones de yenes a la ciudad de Tanabe.

Se sabe que la encargada del servicio doméstico preparó la cena del matrimonio y salió. Durante cuatro horas la única persona con Nozaki fue Sudo pues las cámaras de seguridad no registran la entrada de ninguna otra persona a la residencia. Como a las nueve de la noche Nozaki colapsó y murió, después del regreso a la residencia de la persona del servicio doméstico.

La autopsia reveló una gran cantidad de drogas en el sistema del fallecido quien no acostumbraba el uso de esas sustancias. El suicidio ha sido descalificado por la fiscalía porque Nozaki planeaba hacer un funeral para su perro fallecido pocos días antes.

Las pistas importantes que tiene la fiscalía es que un mes antes de la muerte Saki Sudo estuvo buscando información en línea sobre los estimulantes que ingirió su esposo y presuntamente se encontró con un traficante de drogas. Pero sin testigos que den cuenta de si la víctima ingirió los estimulantes por sí o si lo hizo sin estar al tanto de ello, la fiscalía ha encontrado problemas para presentar cargos formales en contra de la viuda.

Conforme con el derecho procedimental japonés, las detenciones pueden ser de hasta 23 días sin posibilidad de prórroga después de los que se deben presentar cargos formales. De no hacerlo, el detenido debe ser puesto en libertad. Para la policía y fiscalía japonesa este plazo vence el 19 de mayo y de momento es incierto si han encontrado evidencia suficiente para presentar la acusación por homicidio ante un juez.

Más información japantimes.co.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net