Persona fumigando campo

 

Corte de Apelaciones otorga plazo al gobierno de Estados Unidos para revocar el uso del insecticida clorpirifós

A finales de abril la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de los Estados Unidos falló por la completa prohibición de un insecticida cuyo uso ha sido vinculado a daños neurológicos en los niños y bajo peso al nacer. La decisión instruye a la Agencia de Protección al Ambiente, EPA por sus siglas en inglés, a prohibir el uso o explicar las razones científicas por las que no es peligroso.

La sustancia se llama clorpirifós, un insecticida que colapsa el sistema nervioso del insecto y que fue registrada por primera vez en 1965 y comercializado por Dow Chemical Company bajo el nombre comercial Dursban y Lorsban. Inicialmente era usado en los hogares, pero a principios del 2000 la empresa que lo fabricaba acordó con la EPA retirarlo de jardines y usos residenciales salvo algunos casos como para matar hormigas o cucarachas, vendido en paquetes resistentes a los niños.

Dos años después EPA modificó la etiqueta para proteger a los granjeros que lo utilizan en frutas y verduras, a los peces y otros animales silvestres y a las fuentes de agua cercanas a donde es rociado.

En 2007 se presentó una petición al gobierno para prohibir definitivamente su uso y no fue sino hasta 2015 cuando la administración Obama abrió el plazo para la prohibición completa después de que los científicos de la agencia establecieran que la sustancia no alcanzaba el límite mínimo de una "certeza razonable de no daño", dados los niveles de exposición en el suministro de alimentos y el agua potable de los estadounidenses. En esta decisión los científicos de EPA citaron estudios de familias expuestas en edificios de apartamentos y comunidades agrícolas que encontraron un peso más bajo al nacer y un coeficiente intelectual reducido, entre otros efectos.

Sin embargo, con la llegada de Trump a la presidencia la EPA revirtió la prohibición y el administrador de la agencia, Scott Pruitt, desdijo la conclusión de la propia agencia señalando que reevaluarían los resultados.

Paralelamente la petición de la prohibición se ventiló todos estos años en los tribunales de tal forma que la semana pasada la Corte de Apelaciones otorgó al gobierno federal un plazo de 60 días para revocar todos los permisos de uso de clorpirifós en productos alimenticios o relacionados o, en su caso, presentar la evidencia científica detallada de que el uso de la sustancia es segura. “La EPA debe actuar con fundamento en la evidencia y debe inmediatamente revocar o modificar las tolerancias de clorpirifós”, se lee en la decisión.

La decisión, de 2 a 1, también lamenta que durante 14 años la EPA haya combatido la petición para prohibir el uso de esta sustancia y señala que “durante ese tiempo, la atroz demora de la EPA expuso a una generación de niños estadounidenses a niveles peligrosos de clorpirifós".

A principios de este año el mayor fabricante de la sustancia, que ya ha sido prohibida en varios estados, anunció que ya no lo fabricaría, una decisión tomada no por consideraciones a la salud de sus connacionales, sino por razones económicas.

En México, este insecticida sigue siendo usado. Quizá debería ser la siguiente sustancia que prohibir en los campos mexicanos, después de que se estableciera ya una agenda para cesar el uso de otra perjudicial sustancia que es el glifosato, que Bayer está recurriendo en tribunales.

Más información thewashingonpost.com

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net