Mazo judicial

 

Tribunal francés concluyó que las imágenes violentas publicadas por la política en Twitter son protegidas por libertad de expresión

Este martes en el distrito de Nanterre, un suburbio de París, Francia, el tribunal penal en que se llevó el proceso en contra de la política de extrema derecha Marine Le Pen por la publicación de imágenes violentas, la absolvió al considerar que estaba ejerciendo su derecho a la libre expresión.

Marine Le Pen, de 52 años, es una importante figura en el escenario político de Francia. Desde 2011 es la presidente del partido Agrupación Nacional, que reemplazó al Frente Nacional fundado por su padre Jean-Marie Le Pen en 1972.

Desde 2017, año en que perdió la elección por la presidencia, ocupa un escaño en la Asamblea Nacional de Francia. Antes fue parlamentaria en el Parlamento Europeo. Su paso por ese órgano legislativo tampoco estuvo exento de problemas pues en junio de 2018 el Tribunal General de la Unión ratificó una decisión del Parlamento Europeo que le pide que reembolse casi 300,000 euros por los servicios pagados a una asistente personal de la política de quien no demostró suficientemente que hubiese prestado sus servicios respecto de la labor parlamentaria, ni que haya residido en Bruselas. Se trata de una controversia que se sigue litigando.

En 2015 en Francia se abrió una investigación en su contra por haber publicado en Twitter unas fotografías muy violentas sobre decapitaciones y otros actos barbáricos cometidas por el Estado Islámico, conocido también por sus siglas ISIS o Dáesh, nombre árabe del Estado Islámico.

La política ha sostenido y explicó en el proceso que publicó las imágenes como respuesta a un periodista que comparó su partido político, entonces Frente Nacional, al Estado Islámico. En la fotografía en la que se mostraba la decapitación del periodista estadunidense James Foley, escribió “Esto es Dáesh”. Otra imagen mostraba a un hombre prendido en fuego dentro de una jaula y una tercera imagen a un hombre atropellado por un tanque.

Junto con el europarlamentario de la Agrupación Nacional, Gilbert Collard, fue procesada por “circular violentos mensajes que incitan el terrorismo o pornografía o lesionan gravemente la dignidad humana y que pueden ser vistas por un menor de edad.” Se trata de un delito que es castigado con hasta tres años de prisión y multa de hasta 75,000 euros, aunque la fiscalía pedía solo una multa de 5,000 euros.

El proceso estaba previsto para iniciar en 2019, pero la defensa pidió que se pospusiera. En el 2020 fue pospuesto una segunda vez debido a la pandemia de COVID-19, hasta que finalmente inició en febrero.

Conocida la decisión del tribunal, Rodolphe Bosselut, abogado de Marine Le Pen, declaró a los medios: “El tribunal juzgó que al publicar las fotos, ella estaba ejerciendo su derecho a la libertad expresión.” Puntualizó que en el veredicto se asienta que las publicaciones claramente no eran propaganda hacia el Estado Islámico y que en su lugar tenían “un valor informativo.”

Es muy probable que Marine Le Pen vuelva a contender como candidata para la presidencia de Francia en el proceso electoral previsto para el 2022 y de momento es la más cercana competidora al presidente Emanuel Macron de tal forma que los analistas ven amplias posibilidades de que pueda ganar esta vez. Aunque es más moderada que su padre, bajo su liderazgo la Agrupación Nacional sigue impulsando una política antiinmigrantes, acusándolos de la violencia en Francia.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net