Mazo judicial

 

Conductor detenido que filmó a cuatro policías muriendo tras accidente, fue sentenciado en Melbourne

El juez Trevor Wraight de un tribunal en Victoria, Australia, sentenció esta semana a un banquero de 42 años a 10 meses de prisión por el inusual delito de ultrajar la decencia pública, tras haber filmado a cuatro policías muertos o moribundos sin prestarles ayuda y haciendo comentarios inapropiados.

Los hechos ocurrieron en abril de 2020 cuando la policía detuvo a Richard Pusey por conducir a exceso de velocidad su automóvil Porsche en una autopista en Melbourne. Mientras los policías evaluaban si enviaban el auto al corralón, fueron embestidos junto con el Porsche por un tractocamión.

Richrad Pusey salió ileso debido a que en el momento del accidente estaba orinando fuera de la carretera detrás de unos arbustos. Pero al ver lo sucedido en lugar de sacar el teléfono para llamar a los servicios de emergencia, lo usó para filmar el accidente.

Mientras filmaba a los cuatro policías que estaban muertos o muriendo, se escucha decir a Pusey frases como “está apachurrado”, “justicia”, “absolutamente asombroso”, “hermoso”.

“Creo que todos están muertos”, dijo. “Creo que estaré tomando… un Uber para ir a casa, uh”

Cuando una de las otras cinco personas que vieron el accidente se acercó y le dijo a Pusey que ayudara, él le respondió “están muertos” y siguió filmando.

La fría y cruel actitud de este hombre en nada ayudó en el duelo a los familiares de los policías fallecidos y por ello encuentran que la sentencia de diez meses es muy baja en comparación con su escalofriante actitud. Así, como “totalmente inapropiada” calificó la sentencia Stuart Schulze, viudo de la oficial Lynette Taylor una de las cuatro policías que fallecieron.

Al dictar sentencia, el juez Wraight calificó la conducta de Pusey como “insensible y reprensible”, además de “inhumana, cruel y deshonrosa”.

El juez declaró que si bien el desorden de personalidad de Pusey puede explicar su reacción, se trata de un grave caso de ultrajes a la decencia pública, un delito que aunque está tipificado en Victoria, había sido castigado la última vez en 1963.

Pusey se declaró culpable del delito de ultraje a la decencia pública, pero fue procesado por otro todavía más grave que es conducir de forma negligente poniendo en riesgo la vida y seguridad de las personas. Se trata de un delito que se castiga con hasta cinco años de prisión.

Por si no fuera suficiente, Pusey fue procesado por posesión de la droga ilegal éxtasis y marihuana a las que dio positivo cuando los policías que lo detuvieron analizaron su saliva. A este delito y al de conducción peligrosa también se declaró culpable.

Desde que ocurrió el accidente Pusey ha estado detenido lo que significa que está cumpliendo ya los 10 meses de prisión impuestos esta semana, sin embargo se sabe que seguirá detenido por otros cargos que no se detallaron.

La sentencia también le impone una multa de 1,000 dólares australianos, unos 773 dólares estadunidenses, y la suspensión de su licencia de conducir por dos años.

Respecto del accidente, este mismo mes el conductor del tractocamión que embistió a los cuatro policías, Mohinder Singh, fue sentenciado a 22 años de prisión tras haberse declarado culpable de cuatro cargos de conducción negligente que ocasionaron la muerte, tres cargos de tráfico de drogas y uno de posesión de drogas prohibidas. Cuando el accidente ocurrió, este hombre estaba bajo los efectos de las drogas y no había dormido lo suficiente.

Más información latimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net