Viales con líquido amarillo

 

Imputan en Nuevo México a propietaria de sala de belleza que realizaba faciales vampiro después de que dos personas se contagiaron de VIH

María Ramos de Ruíz, propietaria del ahora clausurado salón de belleza VIP Beauty Salon and Spa, ubicado en Nuevo México, Estados Unidos, fue imputada el lunes pasado por crimen organizado, evasión fiscal, fraude y ejercicio de la medicina sin licencia, después de haber sido investigada por realizar los llamados faciales vampiro y presuntamente haber contagiado a dos personas con VIH.

El facial vampiro consiste en inyecciones en el rostro con sangre centrifugada que supuestamente ayuda a la producción de colágeno y a desaparecer las arrugas. Las personas que reciben un facial vampiro son inyectadas con su propia sangre que es pasada por una centrifugadora especializada, encargada de separar las plaquetas, células rojas y plasma, resultando en un líquido llamado "plasma rico en plaquetas". Sin embargo, además de no estar comprobado que funcione, implica riesgos importantes para la salud, como contraer VIH o hepatitis.

Se trata de un tratamiento cosmético que se puso de moda entre celebridades como Kim Kardashian, popularizándose pese a los riesgos a la salud.

El salón de belleza de María Ramos, de 59 años, fue investigado por las autoridades sanitarias de Nuevo México después de que un o una cliente, sin riesgos de contraer VIH, contrajo el virus, presumiblemente por el procedimiento.

Tras efectuar una inspección sanitaria al local en septiembre de 2018, se descubrieron múltiples faltas al código sanitario del estado.

“Los inspectores encontraron ‘numerosas violaciones al código de salud y prácticas inseguras de control de infecciones’ incluyendo agujas sin empaquetar, sangre tirada en el fregadero de la cocina y jeringas sin etiquetar al lado de los alimentos dentro del refrigerador”, se lee en la imputación presentada el 19 de abril por la Oficina de la Fiscalía General de Nuevo México.

Investigaciones posteriores encontraron prescripciones de los Estados Unidos y de otros países de “medicamentos peligrosos y productos médicos que necesitan una orden de un médico con licencia”. Además, el aparato usado para extraer la sangre de los clientes y volverla a inyectar no era desinfectado adecuadamente, lo que incrementó el riesgo de infección.

Si bien María Ramos exhibió a las autoridades una licencia de cosmetología, estaba vencida desde 2013 y los diplomas que exhibía en las paredes del salón sobre supuestos cursos que la acreditaban para hacer los faciales, eran falsos.

Adicionalmente a los faciales vampiro, esta mujer hacía tratamientos para esculpir senos y nalgas y tratamientos contra la celulitis.

A finales de 2018 las autoridades sanitarias ordenaron a María Ramos dejar de realizar estos tratamientos y en febrero de 2019, una segunda persona, también cliente, denunció tener VIH. En total, las autoridades declaran que 137 personas recibieron “servicios sin licencia y fraudulentos” por parte de María Ramos.

Además de los cargos individuales de crimen organizado y fraude, enfrenta cinco cargos por practicar la medicina sin tener licencia, seis cargos de lavado de dinero, cuatro cargos de evasión fiscal y siete cargos de incumplimiento intencional de recaudar y pagar impuestos.

El facial vampiro fua patentado y registrado como marca por el doctor Charles Runels, que se presenta como el "médico del orgasmo" y "el Calvin Klein de la medicina", y que en diciembre de 2019 fue demandado por Kim Kardashian por usar su imagen sin autorización en la promoción de este peligroso tratamiento.

Más información people.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net