Ciervos

 

Corte Constitucional de Taiwán revisa caso sobre usos y costumbres de grupo indígena frente a las leyes nacionales de conservación

En la Corte Constitucional de Taiwán se está resolviendo un importante asunto que confronta los derechos de las comunidades indígenas y la conservación del medio ambiente. Se trata de saber si los derechos de cacería ancestrales de la comunidad bunun contravienen la ley de especies protegidas.

La Corte Constitucional está revisando el caso de Talum Suqluman, un hombre bunun, una de las 16 comunidades indígenas que sobreviven en Taiwán, que en 2015 fue sentenciado a tres años y medio de prisión por uso ilegal de armas de fuego para cazar especies protegidas.

Talum Suqluman, también conocido como Tama Talum, ha declarado que la cacería la hizo conforme con sus costumbres para alimentar a su madre que come animales cazados. Como la sentencia fue apelada, Tama Talum no ha ingresado a prisión.

Se trata de un asunto que pone de manifiesto las cargas que la colonización impuso a las naciones originarias (no solo en Taiwán) obligándolos a asimilar lenguas y usos y costumbres que no les son propios. En algunos lugares esos usos y costumbres se han respetado hasta cierto punto pues los gobiernos suelen imponer ciertas condiciones y restricciones establecidas en las constituciones y leyes que surgen del sistema que los colonizó.

En el caso de Taiwán, los bunun suelen cazar bajo ciertas reglas. Por ejemplo, tradicionalmente solo los hombres salen de cacería; si alguien suelta una flatulencia, bosteza o tuvo una pesadilla, la cacería se suspende porque se considera que es de mal augurio; está prohibido cazar ciervas en primavera porque es probable que esté preñada; tampoco se cazan osos negros porque se consideran que son amigos. Una vez que han cazado al animal agradecen a sus ancestros en un ritual y con cánticos. En fin, tienen establecido un código según el cual la cacería es tanto un ritual como un acto de preservación, muy diferente a la actitud de los cazadores occidentales que usan armas semiautomáticas para matar animales, muchas veces por diversión.

Aunque la ley permite a los bunun seguir cazando, se les imponen ciertas condiciones. Por ejemplo, no pueden cazar especies protegidas como leopardos y osos negros formosanos. Son los únicos que tienen autorizado el uso de armas de fuego, pero se trata de armas muy sencillas e incluso rudimentarias que deben ser cargadas con pólvora antes de cada disparo. Además, deben solicitar permiso antes de cazar y responder preguntas que muchos de ellos consideran absurdas como el animal que van a cazar, cuando ellos consideran que los animales que cacen son regalos de sus ancestros.

Las mismas reglas impuestas son motivo de debate. Los bunun y otros grupos indígenas consideran que estas reglas son una forma de desaprobar su modo y estilo de vida ancestral, mientras que los conservacionistas opinan que relajar las normas podría ser en detrimento del medioambiente y de especies protegidas. A esto, los indígenas responden que durante miles de años ellos han sido los custodios de la naturaleza y que los daños profundos se han hecho desde que llegaron los colonizadores.

Quienes trabajan cerca de las comunidades, como el oficial de policía Ciang Isbabanal, dicen que las reglas se necesitan para evitar los abusos, pero que estas comunidades son tan respetuosas de sus costumbres y ritos que, en realidad, no necesitan ser supervisadas para evitar esos abusos.

Para el profesor de Derecho Indígena de la Universidad Nacional Dong Hwa en Hualien, Awi Mona, la decisión de la corte “será un hito”.

“Lo que en realidad estamos discutiendo es el derecho indígena de autogobernarse respecto de los recursos naturales”, señaló el profesor.

Esta disyuntiva que enfrenta a las sociedades industrializadas, a los conservacionistas y a los grupos indígenas es un asunto que ha expuesto durante muchos años la organización Survival. En su sitio web hay innumerables ejemplos de esta situación.

La decisión de la Corte Constitucional taiwanesa se espera que sea dictada el próximo mes y una decisión a favor de Tama Talum significaría un impulso no solo al derecho a la forma de vida de los pueblos originarios, sino también a la tenencia y propiedad de las tierras.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen de Free-Photos de Pixabay