Computadora

 

Corte de Circuito de Estados Unidos concluye que la ley para personas con discapacidad no aplica a sitios web

Un panel de la Corte de Apelaciones del 11º Circuito con sede en Atlanta, Georgia, Estados Unidos, concluyó la semana pasada que los sitios web no son lugares públicos y no tienen las obligaciones dispuestas en la ley para personas con discapacidad.

El caso que fue resuelto fue presentado por Juan Carlos Gil, una persona con discapacidad visual, en contra del sitio web de la cadena de supermercados Winn-Dixie Stores Inc. Su argumento es que Winn-Dixie incumple las obligaciones dispuestas en el Título III de la Ley de Americanos con Discapacidad (Americans with Disabilities Act, ADA), que prohíbe la discriminación por motivos de discapacidad en el disfrute pleno y equitativo de los lugares públicos. La ley señala que la discriminación ocurre cuando el operador de un lugar público no toma medidas para garantizar que las personas con alguna discapacidad no sean excluidas, se les nieguen los servicios, sean segregados o se les trate de manera diferente a otras personas debido a la ausencia de apoyos y servicios subsidiarios.

El sitio web de Winn-Dixie no tiene tienda en línea y los servicios que proporciona son para surtir recetas que son recogidas en la tienda física y para vincular cupones de descuento a las tarjetas de la tienda.

Juan Carlos Gil expuso en su demanda que al no contar el sitio web con el software apropiado para que personas con discapacidad visual puedan hacer uso de él, se crea una barrera intangible para que las personas con discapacidad tengan acceso a los bienes o servicios en la tienda física, lo que está prohibido en la ley.

Explicó que al no poder surtir sus recetas en línea tiene que hacerlo en la tienda física donde los demás clientes pueden escuchar, además de que tiene que esperar entre 20 y 30 minutos en tanto que quienes hacen el pedido en línea solo llegan a recoger. Los abogados de Gil expusieron que esta es una barrera intangible impuesta por el supermercado.

El panel de tres jueces, por mayoría de votos, concluyó que la ley, al dar ejemplos de lugares públicos como hoteles, restaurantes, teatros, auditorios, escuelas y tiendas de abarrotes, excluye a los sitios web. “Ningún lugar o espacio intangible, como sitios web, están listados. Por tanto, concluimos que de conformidad con el lenguaje sencillo del Título III de ADA, los lugares públicos están limitados a lugares físicos reales.”

El panel concluyó que un sitio web no crea una limitación o barrera intangible para personas con discapacidad que resulte en que sean “excluidos, negados servicios, segregados o de alguna otra forma tratados diferente de otras personas en las tiendas físicas.”

“Para muchos estadunidenses como Gil, la falta de acceso en línea puede ser un inconveniente significativo”, declararon los magistrados del 11º Circuito. “Pero los principios de la separación constitucional de poderes exige que los detalles referentes a si y cómo estas dificultades deben ser resueltas es un proyecto que se deja al Congreso.”

La decisión ha sido desalentadora para Juan Carlos Gil y sus abogados, quienes aseguraron que el caso lo llevarán a la Suprema Corte.

“Esta es una pérdida triste, pero temporal, de los derechos civiles de las personas con discapacidades”, declaron a Law360 los abogados Josh Entin y David Ferleger. “La histórica decisión del 11º Circuito efectivamente Cierra las puertas de internet a los invidentes. Los invidentes han perdido [los derechos de] ADA.”

Más información abajournal.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net